Cibercondríacos: Los hipocrondríacos modernos

Sienten que una enfermedad terrible los ronda y buscan en Internet dónde podría estar la causa de sus males.

07 may 2019 / 23:10

¿Es de los que apenas le duele la cabeza acude a Internet para tratar de averiguar a qué enfermedad se asocia su síntoma? Alguna vez seguramente cayó en la tentación y los resultados deben haberle afectado más que la misma enfermedad. ¿Qué descubrió en esa búsqueda?, ¿podría ser un tumor o un derrame cerebral?

Sí, llegamos a veces a conclusiones innecesarias que nos sumergen en una angustia que solo calma cuando el médico nos dice que no hay nada que temer. No es el único. Esa práctica de buscar un “diagnóstico” en la web es muy común. ¿Pero imagine lo que sería vivir todo el tiempo con ese miedo?

Para el hipocondríaco, esa es su rutina diaria, pues pasa todo el tiempo con el temor de llegar a padecer una enfermedad grave o con la convicción de tenerla. Internet y la interminable cantidad de información sobre salud que día a día se alimenta allí lleva a estas personas a cuadros aún más serios.

Son los que en la era digital se denominan Cibercondríacos. En su caso, no se trata de una simple búsqueda en la web, sino de una que está basada en su percepción errónea de estar enfermo y en esa necesidad de comprobarlo.

Y si antes la persona acudía una y otra vez al médico para que le digan que algo andaba mal, ahora él se autodiagnostica basado en lo que encuentra en páginas de todo tipo. No solo eso, también se automedica. Estos enfermos imaginarios digitales ven muchas veces afectada su rutina diaria debido a esa obsesión.

EXPRESO le muestra de qué se trata este mal, cómo saber si lo padece y lo que dicen los especialistas sobre el cibercondríaco.

Estudio

Otro mal que se agrega

Los hipocondríacos pasan horas buscando en Internet información sobre las posibles enfermedades que podrían tener y eso los lleva a otro mal: el ‘vamping’. Se trata de ese fenómeno que hace que las personas utilicen aparatos electrónicos hasta la madrugada, lo que los lleva a que se reduzca la calidad de sueño y a que haya un aumento de peso.

60 % DE INTERNAUTAS

Son los que acuden a Google para buscar datos sobre salud. Un gran número de ellos lo usa como única opción de información.

2 DE CADA DIEZ

Son las personas con trastornos de ansiedad por enfermedad que deciden medicarse según lo que les recomienda Internet.

¿QUÉ PUEDE GENERARLO?

Este es un mal que puede presentarse más en las personas que tienen una personalidad ansiosa y perfeccionista y que son reacias al cambio. Suele desencadenarse después de ver que alguien de su entorno ha pasado por una enfermedad larga y dolorosa que lo llevó a la muerte.

LA BÚSQUEDA

¿Es de los que busca información en páginas médicas oficiales o hace una consulta general y lee todo lo que le aparece en pantalla? El hipocrondríaco no suele diferenciar entre lo real y lo falso y solo acepta el cuadro más devastador que encuentre. También aplica los “tratamientos” más extraños que da la web.

EL RITUAL

Investigadores de London South Bank University desarrollaron un estudio el año pasado que vinculó a la cibercondría con las características del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Estas personas creen que al seguir un ritual de búsqueda calman su ansiedad y solo se detendrán cuando crean que tienen una respuesta.

VA EN AUMENTO

Un análisis sobre las adicciones 2.0 de los españoles, realizado por Coaching Club, evidenció que la cibercondría va en aumento y que Internet llega a generar gran ansiedad. Por ejemplo, al buscar las palabras “dolor de cabeza” puede aparecer entre los primeros resultados que el síntoma se vincula con tumor cerebral, demencia y esclerosis múltiple.

Gía mosquera / Psicóloga clínica

“Sube el nivel de ansiedad”

La información sobre salud la encontrábamos antes en las bibliotecas, en los libros o en las revistas médicas. Ahora, cuando una persona siente esa ansiedad o preocupación excesiva por la enfermedad que cree tener, es presa fácil de alguna información falsa o tergiversada que pudiera encontrar en la web. Eso lo que va a provocar es que su nivel de ansiedad sea más elevado, generando otras patologías como trastornos de pánico. El problema es que la persona se sugestiona de que tiene una enfermedad y entonces para el médico se vuelve difícil llegar a un diagnóstico hasta que se da cuenta de que lo que le ocurre al paciente es algo propio de su ansiedad. Lo recomendable es acudir y confiar en el profesional respectivo que le va a dar una descripción detallada y fiable de lo que le sucede.

Juan Ramírez / Médico

“El diagnóstico lleva sus pasos”

Es de gran importancia la comunicación a través de la web y la información que podemos encontrar en la misma, pero esta debe ser orientada, guiada, analizada, corroborada y más aún si se trata del campo de la salud. Hay que considerar que la forma correcta de hacer Medicina es la siguiente: los pacientes presentan signos, que son una manifestación objetiva, pues el médico los puede ver, por ejemplo, un rostro pálido, azul, violeta, rojo... Pero también hay síntomas que son una manifestación subjetiva, es decir que el profesional no los observa, sino que el paciente los refiere. Es allí cuando esos signos y síntomas se los encasilla en un posible diagnóstico y se hacen pruebas. Así que basta de guiarnos erróneamente a través de la web, pensando que tenemos tal o cual enfermedad. Hay que ir al médico.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA