Adiós al Beetle, el último escarabajo salió de una fábrica VW en México

El Beetle es considerado un auto de lujo. Su precio duplica el de otros modelos sedán.

17 jul 2019 / 23:19

Volkswagen dijo adiós el 10 de este mes a la producción del Beetle tras concluir el ensamblaje, en su planta mexicana de Puebla, de la última unidad de este vehículo heredero del legendario sedán conocido como “Escarabajo”, “Fusca”, “Coccinelle” o “Vocho”.

El Beetle es una versión modernizada del famoso escarabajo. En Guayaquil, de acuerdo con Jaime Escudero Moreira, presidente The Beetle Clan, uno de los más importantes clubes de propietarios de los carros de la marca alemana en Ecuador, son contados los carros de este modelo que circulan por la ciudad. “Son más los modelos clásicos”.

Este abogado guayaquileño, asegura que aunque la fábrica alemana tiene nuevos modelos de carros, en el mundo existen clubes con decenas de miembros.

En el caso de Ecuador, existe hasta la Federación Ecuatoriana de Clubes de Volkswagen, la cual es miembro de una confederación andina, que agrupa también a las federaciones de Colombia y Perú.

El último Beetle, de un reluciente azul metálico, encendió motores y entre música de mariachis, vivas y aplausos, salió de la línea de ensamblaje para rodar unos metros hasta una plataforma de exhibición, bajo una lluvia de papelitos y pirotecnia.

“Gracias Beetle”, decía un arco colocado encima de la plataforma, rodeada por empleados que participaron en la producción de este vehículo. El modelo sumó más de 1,7 millones de unidades desde que en 1997 empezó a ser ensamblado en la planta de Puebla,en el centro de México, una de las mayores de VW en el mundo.

Decenas de obreros se reunieron desde muy temprano aquel miércoles para dar los últimos toques a la flamante unidad, cuyo ensamblaje demandó unas siete horas. Esta fue la segunda generación del Beetle, concebido para suplir al económico sedán, el que precisamente genera tantas pasiones.

Pero a diferencia del escarabajo, uno de los autos más económicos del mercado, el Beetle es considerado un auto de lujo. Su precio duplica el de otros modelos sedán, por lo que popularidad fue mucho menor y son poco visibles hasta en las calles de la Ciudad de México.

Adiós al Beetle, el último escarabajo salió de una fábrica VW en México

Escudero dice que tiene dos escarabajos, o Käfer, que en alemán, significa literalmente ‘coche del pueblo’. “El primero lo tengo desde 1980, y me acompañó en toda mi etapa de estudiantes. Además es una joya, es el más antiguos de los escarabajos que ruedan en Guayaquil. Es de 1955”.

Los últimos 65 modelos del “Beetle Final Edition” se venden en México sólo por internet a un precio de 21.000 dólares para el modelo de base y podrán ser apartados previo pago de unos 1.000 dólares.

Cada vehículo tiene del lado izquierdo una placa conmemorativa seriada del 1 al 65. El auto esta disponible en colores azul metálico, negro, blanco y beige.

El Beetle fue heredero del legendario VW sedán, concebido en 1938 en Alemania en pleno auge del nazismo y que fue producido hasta 2003, saliendo el último modelo también de esta planta en México, donde el “Vocho” ,como se le conoce popularmente, fue el auténtico auto del pueblo al ser “bueno, bonito y barato”, como lo definen sus aficionados.

Otros países de América Latina, como Brasil, también son verdaderos devotos del modesto sedán, al que llaman “Fusca” los brasileños, mientras que el expresidente uruguayo José Mujica convirtió a su escarabajo celeste de 1987 en símbolo de su austeridad.

Las ventas del Beetle en Estados Unidos, el principal mercado de exportación de automóviles producidos en México, cayeron en los últimos años pues el consumidor se inclina por vehículos más grandes.

La plantilla laboral dedicada al moderno Beetle ahora producirá un modelo de SUV compacto de VW bautizado como Tarek.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA