Los adolescentes que hacen la siesta son más felices y mejores estudiantes

Demuestran mayor autocontrol, ánimo y tienen menos problemas de comportamiento, según estudio.

24 jun 2019 / 18:53

Es conocido por los padres que en los niños el descanso durante el día es tan importante como el de la noche porque este hábito les permite recuperar energía, eliminar la tensión y mejorar el rendimiento escolar. Una nueva investigación de las universidades de Pennsylvania y de California, publicada en la revista ‘Sleep’, valida también estos beneficios, pero en los adolescentes.

El estudio que contó con la participación de casi 3.000 alumnos entre 10 y 12 años, ha revelado una conexión entre la siesta del mediodía con más felicidad, autocontrol y ánimo; menos problemas de comportamiento, y un cociente intelectual más alto.

Los hallazgos más interesantes se asociaron con el logro académico. El neurocriminólogo Penn Adrian Raine, asegura que “los niños que toman la siesta tres o más veces por semana se benefician de un aumento en el rendimiento académico a los 12 años”.

La deficiencia de sueño y la somnolencia diurna son generalizadas, ya que ésta afecta al 20% de los niños, según confirma el autor principal de estudio, el médico Jianghong Liu.

Duración y tiempo

Un estudio anterior, financiado por los Institutos Nacionales de la Salud de los Estados Unidos destacaba la importancia de la frecuencia y duración de la siesta. Los estudiantes que la hicieron de cinco a siete veces a la semana mantuvieron mejor la atención en clase, y mayor capacidad de razonamiento no verbal y memoria espacial.

¿El tiempo oportuno? Entre los 30 y los 60 minutos. “Porque si dura más de una hora interfiere con el ritmo circadiano”, enfatiza la publicación, al tiempo de insistir en que no se debe hacer la siesta después de las 16 horas.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA