Tips para guardar salsas caseras

Distinga la gran variedad que existe en el ámbito gastronómico y la mejor forma de conservar su sabor.

26 ene 2019 / 16:01

Sea caliente, fría o cruda. Con sabor picante, suave o aromático. Las cremosas y suaves salsas logran darle un sabor peculiar y distintivo al plato en el que las incluya, especialmente si son frescas y preparadas en el hogar, con ese toquecito especial de las amas de casa.

Conocer cómo debe guardarlas es fundamental para mantener su buen sabor y evitar la contaminación alimenticia a través de las bacterias. El chef Christian Peñafiel, docente y director académico de la carrera de Cocina de la Escuela Culinaria de las Américas, comparte con SEMANA sus recomendaciones.

-Las frías son aquellas que contienen generalmente mayonesa, leche, yogur, huevos, queso o leche evaporada. Siempre deben mantenerse a temperatura entre los 5 y 6 grados centígrados, con una duración de hasta tres días en refrigeración. La salsa wolf (o rosada), la tártara y la honey mustard son algunas de ellas.

-Las calientes se caracterizan por estar hechas de proteínas (pollo o carne), vino tinto, caldo concentrado de huesos de res y vegetales. Su tiempo de vida es menor (hasta dos días en frío). Entre ellas se encuentran la salsa blanca, la bechamel y la de champiñones, ideales para acompañar platos calientes. Si la mantuvo en refrigeración, cuando la vaya a consumir jamás la caliente en el microondas, sino en una olla o sartén, y retírela del fuego antes de que hierva. Así conservará su sabor original.

-Las crudas son aquellas que durante su elaboración no se hierven ni calientan, pues solamente se mezclan los ingredientes. El pico de gallo, el chimichurri, el ají o la mayonesa casera son algunos ejemplos. Pueden conservarse en refrigeración por dos días, aunque es preferible consumirlas al instante.

-A las que incluyen en su proceso de elaboración la emulsión con baño de María (como la salsa holandesa) no las guarde, porque al recalentarlas se pueden cortar o gelificar.

- Las hechas en casa no deben colocarse en espacios con mucho calor, porque en ambientes así las bacterias se reproducen más rápido. Es preferible utilizar envases de vidrio o de acero inoxidable con tapa, y evitar los de plástico porque absorben olores. Antes de usarlos recuerde hervirlos por 10 minutos para evitar la contaminación cruzada.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA