lunes, 20 agosto 2018
13:07
h. Última Actualización

Etiqueta a bordo

Disfrutar de un viaje sin estrés es posible siempre que usted mantenga un correcto comportamiento.

11 ago 2018 / 20:32

Por fin empezó la cuenta regresiva. Las maletas están en la puerta y su pasaporte dentro del bolso o cartera, pues ¡llegó el momento de viajar! Por eso, para que su travesía sea placentera es prioritario que practique normas de etiqueta y de convivencia. Gynna Aldaz, docente de Etiqueta y propietaria de la Escuela Studio Moda, comparte con SEMANA varias recomendaciones sobre la conducta que se requiere en el aeropuerto y durante el traslado en la aeronave.

-Sea puntual. Si es un viaje nacional, preséntese mínimo media hora antes. Y si es un destino internacional, de dos a tres horas.

-El saludo. ‘Por favor’ y ‘gracias’ son palabras claves, ya sea al tratar con los miembros de la tripulación o con los pasajeros.

-Los portabrazos. Le corresponde utilizarlos a quien se sienta en el centro porque cuenta con menos espacio.

-No grite en el avión. Si necesita asistencia, levante su brazo hasta que lo atiendan.

-Trate a los miembros de la tripulación (de preferencia) de ‘usted’.

-No patee el asiento delantero, ni escuche música en alto volumen, ni mantenga conversaciones en tonos de voz muy altos.

-Si desea dormir trate de no invadir el espacio del pasajero de al lado o recostarse sobre él. Si lo hace, pida disculpas.

-Si va a reclinar su silla, verifique que no vaya a incomodar a la persona que está sentada atrás.

-Procure no colocarse en exceso perfumes o fragancias fuertes.

-La vestimenta debe ser principalmente cómoda y que no llame la atención en exceso.

-Al aterrizar, cuando el personal de la nave lo indique, levántese de su asiento y recoja su maleta de mano desde la parte superior de los asientos.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA