Mascarillas para un rostro radiante

El ácido hialurónico, vitamina C, espirulina y carbón activado son algunos de los componentes más recomendados para dar luminosidad y vitalidad al cutis.

12 may 2019 / 00:01

Lograr que la piel del rostro se mantenga en todo momento perfecta, puede ser una tarea difícil si no se mantiene una rutina de cuidado constante. La cosmetóloga Ruth Naula explica que limpiar, tonificar e hidratar el cutis a diario es un requerimiento básico que siempre se recomienda a quien asiste a un centro de belleza. Pero la aplicación de mascarillas actualmente también se está convirtiendo en una necesidad, pues además de nutrir a profundidad la piel, según sus principios activos, combaten principalmente la falta de hidratación y el exceso de grasa, logrando mejorar radicalmente la apariencia del cutis.

¿Pero cuándo colocarlas? La doctora Jovita Chirinos, especialista en medicina estética, explica que el mejor momento es al finalizar cualquier tratamiento cosmético, como las limpiezas faciales, para que de esa forma los nutrientes se absorban rápido. “Para obtener resultados duraderos es aconsejable aplicar las mascarillas mínimo dos veces al mes, y en cada sesión dejarla mínimo 20 minutos para que los ingredientes penetren en la dermis”, recalca.

Respecto a la edad, no hay un límite, pues pueden ser usadas como prevención desde la adolescencia.

Según tipo de piel

-Seca: “Es preferible usar siempre productos con texturas muy cremosas y con aceites para recuperar el manto lipídico (última barrera que recubre la epidermis)”, dice Chirinos. La mascarilla estrella es la de vitamina E (oleosa y con antioxidantes) combinada con ácido hialurónico (hidrata profundamente y disminuye las líneas de expresión y arrugas). Otra opción es la de colágeno puro, porque al ser una de las principales proteínas del cuerpo, cierra los poros y da luminosidad y firmeza.

-Mixta o grasa: El protocolo de acción para ambas es similar. Las mascarillas en gel dejan la apariencia de una piel mate. El caolín (arcilla) y azuleno (mineral activo), carbón activado y barro son componentes con agentes seborreguladores, bactericidas y astringentes que eliminan los puntos negros y purifican. La vitamina C regula la producción de sebo y tiene un efecto calmante y desinflamatorio.

Otros componentes

Además, en el área cosmética existen otras alternativas más generalizadas que pueden ser usadas por todos los tipos de piel. Aquí algunas:

Mascarillas para un rostro radiante

-Uva: Su principal ingrediente, los polifenoles, son antioxidantes conocidos por tener un efecto antienvejecimiento. Esta mascarilla es ideal para las pieles maduras, al cerrar los poros, hidratar y prevenir la aparición de líneas de expresión, pues retrasa el proceso degenerativo de las células.

-Papaya: La papaína, enzima principal de esta fruta, produce una regeneración celular y aclara la piel.

-Oro, plata y cobre: Cada uno de estos metales, concentrado, fomenta una acción antioxidante que ayuda a combatir las arrugas e hidrata.

Mascarillas para un rostro radiante

-Espirulina: Esta alga cuenta con un coctel de vitaminas como la A, E, D, B1, B12; minerales como hierro, zinc; además de ácidos esenciales y oxígeno. Esta combinación hace que tenga un gran poder antioxidante que previene la formación de arrugas y las patas de gallo.

No olvide

-Al terminar de usar cualquier mascarilla coloque durante el día bloqueador solar. Y en la noche, una crema hidratante o de contorno de ojos.

-Estos tratamientos también pueden aplicarse en zonas como el escote, cuello o espalda (donde el cuerpo necesite hidratación, nutrición o despigmentación).

-Luego de su aplicación es preferible no ir al gimnasio o piscina, ya que la piel puede estar sensible.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA