La fiebre de los corsés

Esta coqueta y versátil pieza se impone como un elemento destacado dentro del outfit... ¡Adiós a los tabúes!

09 jun 2019 / 09:00

La moda, gracias a la creatividad de los diseñadores, se ha convertido se ha convertido en un espacio artístico en el que toda fashionista puede divertirse y arriesgarse a marcar su estilo. Es ahí cuando entra en escena el sexy corsé, pieza que aunque fue creada inicialmente para marcar la cintura y permanecer escondida bajo la ropa, ahora rompe todos los estereotipos y se muestra con orgullo, gracias a la sobreposición de prendas.

Sobre el corsé, María José Campoverde, estilista personal y de moda, menciona que se lo puede incluir en algunos estilismos como prenda estrella, ya que los hay con diversos colores, texturas (como la seda, velvet, cuero y denim) y elementos (como pedrería, plumas y estampados).

La experta recomienda este look para personas arriesgadas, sin miedo a ser el centro de atención. “Para un estilo casual o para el día se puede combinar un corsé con una blusa llana, jean (o pantalón palazzo) más tacones de punta fina. Y cuando se vaya de fiesta u otro evento nocturno, opte por llevarlo junto a un minivestido llano”.

Y aunque el corsé les va mejor a los cuerpos delgados, las mujeres de contextura gruesa también pueden lucirlo, pero en tonos sobrios, sin estampados.

Recuerde utilizar un maquillaje suave porque está vistiendo una prenda muy llamativa.

Su historia

La fiebre de los corsés
Diseñador Jean Paul Gaultier.

El corsé está presente en el armario femenino desde la Antigua Grecia, cuando era usado exclusivamente debajo de la ropa para afinar la cintura y levantar el busto (requerimiento basado en los cánones de belleza de esa época). Ya a finales del siglo XVII se hizo más popular y se los comenzó a elaborar con una mayor variedad de diseños, pero aún seguían escondidos.

Fue a inicios del siglo XX cuando perdió protagonismo, al ser visto como una prenda opresiva que obligaba a las mujeres a mantener ideas de belleza extremas. Pero a inicios de la década de los 80 volvió a resurgir gracias a la estética creada por el diseñador de moda Jean Paul Gaultier, quien deseaba transmitir con sus colecciones arte, feminidad máxima y liberación.

El diseño por el que Gaultier más se inclina desde ese entonces es el corsé con copas cónicas y en punta (foto). Además, sus irreverentes creaciones para esa época fueron usadas por Madonna en 1990 durante toda su gira a nivel mundial ‘Blond Ambition Tour’. “El corsé es opresivo solo cuando se lleva por obligación... Cuando se despoja de su función inicial, se convierte en un símbolo de liberación”, opinaba Madonna sobre este elemento.

En la actualidad, se resiste a ser olvidado y todavía está presente en las recientes colecciones y pasarelas de moda internacional. Louis Vuitton incluyó corsés en su colección ‘Crucero 2020’, los cuales tenían lentejuelas, bordados y apliques, complementados con cinturones que daban aún más énfasis a la cintura.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA