El ‘pan’ diario de los niños

El nombre de su proyecto gráfico es ‘El pan de cada día’, el cual fue publicado en un libro que registra 52 dietas de menores.

14 ago 2019 / 21:31

Infantes de India, Brasil, Estados Unidos, Alemania, entre otros países fueron retratados por el fotógrafo estadounidense Gregg Segal, quien viajó por el mundo para captar con su cámara los hábitos alimenticios de los pequeños. El material obtenido fue recopilado en un libro ‘Daily Bread’ (El pan de cada día), de 120 páginas. Cada una de las tomas muestra una parte de la historia, el contexto social y cultural de los menores.

Para lograr este proyecto Segal pidió a cada uno de los participantes que llevara un registro de su nutrición, al menos por una semana. El resultado de la sesión de fotos debe llevarnos al análisis, pues niños de naciones con mayor pobreza se estarían alimentando mejor que los del primer mundo. El objetivo de este trabajo es que los padres de familia reflexionen y se den cuenta de lo que están consumiendo sus hijos, cuánta comida chatarra pueden ingerir en 7 días.

El trabajo de Segal fue inspirado en el estudio que la Universidad de Cambridge realizó en 2015, en el cual se clasificaron las dietas más saludables del planeta y en los primeros casilleros se ubicaron nueve países de África. Sus fotografías reforzaron la investigación de dicho centro de estudios. Impresionante ¿verdad?

Cada sesión era diferente, pues había que preparar cada plato. Un caso complicado para el fotógrafo fue conversar con Kawakanih, una niña miembro de los Yawalapiti, una de las 14 tribus indígenas que viven en el Parque Indígena Xingu, en el Amazonas brasilero. Ella se alimenta de mandioca (especie de harina), la cual degusta en forma de panqueques, la misma que puede ir rellena de pescado frito y cuando tiene sed... sencillamente se acerca al río y bebe.

En el retrato que hizo de Amelia (Italia), se puede apreciar que ingiere brócoli, remolacha, melón, naranja, calabaza, fresas grandes, fuera de un pedazo de pizza, su régimen es saludable. “En el Mediterráneo las personas están dispuestas a gastar una mayor parte de sus ingresos en productos frescos en lugar de llenar sus congeladores con alimentos empacados”, manifestó el autor del libro, quien al desarrollar este proyecto también pudo constatar que mientras más sano se come, menos desechos o desperdicios se genera.

“A pesar de la globalización, todavía hay comunidades en todo el mundo donde los platos elaborados nunca serán desplazados por la comida basura, donde las comilonas caseras son la base de la familia y la cultura, y donde el amor y el orgullo se perciben en los aromas de los guisos y los curries”, reveló el artista gráfico a la revista Traveler.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA