martes, 14 agosto 2018
17:59
h. Última Actualización

‘Slow fashion’, la moda que respeta el medio ambiente

La vía rápida de la moda encontró su freno. Reutilizar prendas es una tendencia que se va afianzando cada vez más en los compradores guayaquileños.

23 ene 2018 / 00:00

La vía rápida de la moda encontró su freno. Ahora la idea de cuidar el medio ambiente y reutilizar piezas se va afianzando cada día más en los compradores. Estas prácticas, como reciclar o comprar ropa usada, forman parte de una tendencia llamada ‘slow fashion’ o moda sostenible.

Según la revista de modas Vouge, esta tendencia busca “alargar la vida de las prendas”, para que no sean desechadas rápidamente. Es decir que cualquier método que evite llenar el armario con ropa innecesaria, sirve. Además busca crear conciencia sobre lo que está detrás de esa prenda, la realidad de los trabajadores, quienes muchas veces son explotados.

Todo se puede reutilizar y nada se debe desperdiciar, es básicamente la premisa que estos lugares manejan. Todo es un ciclo que tiene como objetivo disminuir la contaminación que provocan la sobreproducción de prendas de vestir.

Países como Australia siguen esta corriente que busca convencer a los amantes de la moda a cuidar el medio ambiente. Ellos dan un paso al frente y crean colecciones eco amigables y reutilizar fibras.

‘Slow fashion’, la moda que respeta el medio ambiente
Las prendas de segunda mano son tratadas antes de salir a la venta. (Extra)

En Latinoamérica, la fiebre por esta moda no se hizo esperar. Países como México, Colombia, Panamá y Uruguay tienen cuentan con marcas que utilizan materiales orgánicos en sus prendas, además de comercializar ropa usada.

Si ya existe para qué crear más

Curioso y cierto. Sola basta con darle una rápida mirada a tu armario para descubrir que está repleto de prendas que nunca usas y que solo ocupan espacio. Sin embargo nunca se te ha cruzado por mente venderlas.

Los negocios con ropa de segunda mano van apareciendo cada vez más en el mercado ecuatoriano. Tanto en tiendas físicas como virtuales esta alternativa se ha vuelto popular en el país.

Todo se trata de cambiar la visión sobre la ropa. “Es más un estilo de vida”, como lo señala Paula Ceballos fiel seguidora del ‘slow fashion’ y copropietaria de ‘Armarium’, una tienda online que ofrece ropa de segunda mano y pequeñas marcas de fabricación artesanal.

Ella piensa que también se debe apostar por las prendas de fabricación artesanal, como medida para ayudar al mercado. En cuanto a romper esquemas sobre la ropa de segunda mano, ella y su socio, Charvel Chedraui comparten idea “darle la vuelta a la ropa” y ganar dinero en el proceso.

Cómodos precios, orden y buena calidad es lo que quieren transmitir en a sus clientes. Para saltarse las dudas que puede generar la ropa de segunda mano, ellos señalan que todas las prendas son procesadas antes de salir a la venta, y cualquier falla es corregida. “La aceptación es de lado y lado, quien quiera comprar y quien quiera vender”, señaló Ceballos.

Pero ellos no son los únicos. En Guayaquil, La Rotonda y el centro comercial Albán Borja son los sitios donde se encuentran varios locales que comercializan prendas de segunda mano como ‘Hallados’, que considera importante vincular el reciclaje con la moda.

En Quito la cadena de tiendas ‘Amigui’ se especializa en compra venta de ropa usada. Ellos poseen seis tiendas físicas y dos centros de acopio donde reciben la ropa que quieras vender. “Compartimos la idea de que un negocio debe generar rentabilidad, pero también valor económico, social y ambiental”, es como describen su negocio en su sitio web.

Un tip para los compradores

Las tiendas que venden ropa de segunda mano son perfectas para armar ese estilo vintage que tu closet necesita. Además con algo de suerte puedes encontrar piezas única y de marcas reconocidas.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA