Que la plata no los separe

Es verdad que el dinero no da la felicidad, pero es buena administración si se vive en pareja. La clave es diálogo, confianza y transparencia.

19 may 2019 / 00:51

Alberto y Mariana tienen 2 hijos y más de 10 años de casados. Una deuda vino a remover las bases de su amor, él la culpa por cargarle ese problema al hogar. Otro caso es el de Juan y Luisa, quienes discuten con frecuencia, sobre todo en fin de mes, él no trabaja, ella mantiene el hogar, cuando llegan las planillas es todo un caos. Yun tercero, un joven matrimonio conformado por Carla y Mario. Desde que son enamorados decidieron seguir el estilo americano, pagar cada uno lo suyo.Al principio no les molestaba, ahora a ella le pesa, pues gana menos y no le alcanza para lo que le corresponde cancelar (el alquiler y la alimentación).Admite que hace poco tuvieron su primer altercado por el tema y están en la búsqueda de ayuda profesional.

La pregunta es ¿por qué se discute por dinero? La psicóloga y terapeuta familiar Toyi Espín responde que es porque no hay un proyecto de vida en común. “Cuando uno vive con alguien o se casa la figura cambia, se tiene que pensar en función de pareja y hay otras prioridades que prevalecen”, expone la experta, quien afirma que este tipo de conflictos no es propio de los jóvenes, también les puede pasar a matrimonios con varios años de casados, todo depende de la orientación o instrucción que han recibido sobre las finanzas y de su madurez.

Accionista mayoritario y minoritario

Antes que todo se debe entender que el matrimonio es una sociedad como si fuese anónima, limitada, en las que hay dos accionistas, uno mayoritario y otro minoritario (el que aporta más y menos). Asimismo existen sociedades de capital industrial, es decir, una persona entrega el dinero y la otra contribuye con el trabajo. “En mi caso particular tengo financieras en seis países distintos y mi esposa no labora, yo soy el que otorga el capital y mi cónyuge el trabajo:cuida de nuestro hogar, mantiene la armonía familiar, se encarga de la educación de nuestras hijas en un mayor porcentaje que yo, nos dividimos las funciones. El matrimonio es un equipo en el que cada uno se encarga de algo específico, de lo que mejor sabe hacer. Si uno de los engranajes del equipo está mal, no funciona, lo mismo pasa en el matrimonio, indistintamente de quién gana más, lo importante es que haya armonía”, señala Daniel Adler, asesor financiero.

Que la plata no los separe

¿Quién administra?

Ustedes lo determinan. La psicóloga y terapeuta familiar, especializada en mediación y resolución de conflictos, Glenda Salcedo aconseja que, previo a la unión, se resuelva quién va a administrar el dinero, sin descartar que en común acuerdo tomen decisiones sobre gastos, inversiones o ahorros.

“La legislación actual establece que al momento de contraer matrimonio civil debe designarse entre la pareja un administrador de la sociedad conyugal, esto debe impulsar una conversación del tema financiero. No es necesario tener altos ingresos para hacerlo”, subraya Salcedo, quien recuerda que así como cada persona es única e irrepetible, así también lo son los núcleos familiares, por lo tanto, el sistema que escojan para compartir las responsabilidades financieras será ajustado a las características únicas de la pareja.

Su colega Espín agrega que debe hacerse una autoevaluación y definan quién posee la pericia para administrar bien el dinero.

Que la plata no los separe

Facturas que más cuestan

- Separación o divorcio de la pareja, en eso pueden terminar este tipo de discusiones.

- Las tensiones pueden ocasionar enfermedades por estrés como gastritis, reflujo gástrico, colitis, contracciones musculares, cuello, espalda, dolores de cabeza, entre otras.

- Resentimientos, celos, contiendas, amargura, traerían los problemas financieros, los mismos que pueden desembocar en la muerte de uno de ellos, en caso de que haya maltrato físico.

Si tienen hijos

Deben ser prudentes y sabios para manejar los asuntos financieros. No discutir frente a los niños porque ellos no poseen la madurez suficiente para entender los problemas, pero sí es conveniente compartir lo necesario y más básico sin afectar sus emociones, sino con la finalidad de que ellos se unan a las estrategias que la familia tomará, sugiere Espín.

Infidelidad financiera

¿Por qué usar ese término? Porque se mantienen secretos financieros como deudas, ahorros escondidos, entre otros. La Universidad de Mississippi realizó un estudio, denominado ‘Infidelidad financiera en relaciones de parejas’, concluyendo que el 27 % de los participantes cometió este tipo de actos.

La relación debe estar basada en el amor mutuo, respeto, confianza, verdad e integridad. Si hay secretos de cualquier tipo se estaría faltando a sus bases, manifiesta Salcedo.

Que la plata no los separe

Claves que ayudan

- Tengan una cuenta bancaria que ambos puedan visualizar, no importa si uno gana más que otro, se trata de una relación de confianza y transparencia, tanto en los ingresos como egresos y para que las cosas salgan bien se requiere otra palabra vital: comunicación interna. El 87 % de las empresas o sociedades (como el matrimonio) carece de ella. Hay que sentarse a tomar un café y decir “bueno, ¿cuál es nuestro plan a mediano y largo plazo, cuánto dinero tenemos, cuánto podemos gastar, etc.”, charlar, y siempre dejarlo por escrito para que quienes lo asumen sepan que es firme, no una novelería (poner fecha, firmas y colocar en un lugar visible).

- Desaprenda. A veces se llevan patrones equivocados (propios de la persona) a la relación, por eso es necesario desaprender e instruirse con nuevos modelos, basados en el análisis o convenio. Si les cuesta busquen especialistas que ayuden a manejarlo financiera y psicológicamente.

- Establezcan un porcentaje para el ahorro. Tengan una alcancía familiar, así los niños ven que hay cultura de ahorro en casa. Podrían destinar un porcentaje semanal de $ 5 y no tocarlo, a menos que sea una emergencia estima Salcedo.

- Las tarjetas de crédito. Hay dos opiniones, Espín sugiere que cada uno tenga una sola y usarlas en casos realmente necesarios.Por lo contrario y por experiencia personal, Adler recomienda no tenerlas y cancelar con efectivo, obviamente, lo indispensable.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA