Aereopuerto moderno y con forma de copo de nieve

Se construirá en China y está inspirado en los nevados característicos de la región.

18 jun 2019 / 22:34

Definitivamente la arquitectura es un arte y muestra de ello es la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional Harbin Taiping, vanguardista y de forma muy particular. El trabajo fue propuesto por el estudio de MAD Architects (liderado por Ma Yansong), cuyas obras buscan por lo general vincular los proyectos con su entorno, y para ello se inspira en las figuras y formas de la naturaleza. Y con esta sí que lo hicieron...

Dentro de los objetivos principales de esta creación está crear un ambiente en el que la comodidad esté presente. Con cinco corredores de salida se reduce el tiempo que demoran los pasajeros en llegar a la puerta de salida y descongestionar así varias áreas.

En las zonas principales... los jardines verticales se robarán las miradas. La propuesta arquitectónica conecta las áreas verdes con los diversos niveles del sitio, lo que permitirá que la calma ‘aterrice’ sobre el pasajero y se aleje de los corre corre, habituales de los aeropuertos. Sus grandes tragaluces reducirán la utilización de la luz artificial.

Su superficie es de 3.300 hectáreas y está diseñada para atender en el 2020 a 43 millones de pasajeros en 320.000 vuelos anuales. Es por ello que contará con una serie de instalaciones auxiliares que incluyen centros de transporte terrestre, hoteles, tiendas y estacionamientos.

Harbin es la capital de la provincia de Heilongjiang y quiere ser un importante centro aéreo internacional. Es muy popular por su festival anual de hielo y luz, un evento de 100 días que exhibe las más increíbles edificaciones hechas con bloques de hielo de sus ríos cercanos. Si Elsa de Frozen fuera real, este sin duda sería uno de sus lugares favoritos.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA