Pedro Palacios, el alcalde que quería ser basquetbolista

El político cuencano habló abiertamente con EXPRESIONES sobre su niñez y sueños juveniles

Cuenca /
11 sep 2019 / 19:23

Michael Jordan es su jugador favorito, y su película, Space Jam (1996). Sí, la misma en la que el deportista comparte créditos con las caricaturas de Looney Tunes.

Admite también que no tenía mucha habilidad, pero sí mucha determinación para las prácticas. “Siempre tuve muy claro los entrenamientos y creo que eso me llevó a ser seleccionado de la provincia del Azuay, jugué unos 10 campeonatos con esa camiseta”. De aquellos tiempos y del deporte colectivo aprendió sobre el trabajo en equipo. “Nos enseñaron que no importaba quién metía las canastas, lo importante era intentar ganar”.

Ser alcalde nunca fue su sueño. “Más bien me enfoqué en mi adolescencia en el deporte. Tenía 12 o 13 años cuando quería ser un profesional del básquet. Me veía en la NBA”, contó con algo de ilusión.

Pedro Palacios, el alcalde que quería ser basquetbolista

Pero el destino tenía sus propios planes y Pedro Palacios Ullauri es el actual líder político de Cuenca, eso sí, con un pasado involucrado en la asesoría de empresas privadas y la ingeniería Industrial.

Nació en la Sultana de los Andes en el barrio Cristo Rey, junto al centro de la ciudad. Menor de tres hermanos, acepta que era muy inquieto. Que su juego favorito era trepar árboles y por eso tiene una cicatriz que lo marcó luego de caer casi de un tercer piso. “Caí de pie. Fue una fortuna”, cuenta entre risas.

Su período recién inició este año, pero su carrera empresarial la empezó luego de graduarse en 1998 como supervisor industrial. Confiesa que de niño no tenía un sueño específico a qué dedicarse, pero que escogió su primera carrera por la cercanía a su hogar. Sin embargo, siempre le gustó aprender, por eso obtuvo varios títulos siguientes. “Hasta hace pocos años seguía de lleno en la educación formal. Tuve tres maestrías y dos diplomados. Uno nunca termina de aprender y tienes que enfocarte en lo que quieres porque hay tanto conocimiento...”.

Pedro Palacios, el alcalde que quería ser basquetbolista

La vocación al liderazgo cree que la ganó durante sus años estudiantiles. Y durante sus inicios como profesional, estuvo muy ligado a la producción y calidad industrial, luego se especializó más en las finanzas. “No soy muy estático. No me veo haciendo una larga carrera en una empresa o institución. Prefiero ponerme un reto, trazar la meta y luego cumplirla. Una vez que los he cumplido voy a buscar un nuevo desafío, y es lo que me ha hecho hasta vivir fuera del país”.

Le aclaró a EXPRESIONES que no es empresario, pese a que durante su campaña varios medios de comunicación lo catalogaban como tal. “Empezar a desmentir cuando los medios a nivel nacional me nombraban como tal ya era imposible, más bien mi trabajo siempre tuvo relación de dependencia, incluso con mis hermanos que son los emprendedores”.

Pedro Palacios, el alcalde que quería ser basquetbolista

Y tras el trabajo como burgomaestre o asesorando a una empresa ¿es siempre igual de analítico? Él aclara que no. “Solo pienso en mi trabajo cuando me toca tomar decisiones para buscar eficiencias”.

Levantarse preocupado por algún problema laboral le ha sucedido, pero agradece que en muy pocas ocasiones. “En lo que va de mi administración no he me tocado y eso que ha habido desafíos importantes. He dormido bien y con paz”.

Aunque ser alcalde es un reto importante en su carrera profesional, haber sido electo no es lo que lo define. “El día más importante de mi vida es el nacimiento de mis hijos y también es el día que me casé con Yadira. El 2 de octubre será mi aniversario y serán 21 años”. Su vida familiar es su base. De eso nada cambiará.

Pedro Palacios, el alcalde que quería ser basquetbolista

En su momento de relax

Cuando consigue momentos libres su plan ideal es ir a su casa en el valle de Yunguilla (cantón Santa Isabel). Allí disfruta del campo y de los paisajes de la zona.

Pedro admitió que es “buen diente” y que le gusta comer de todo. De Cuenca ama el cuy con papas y lo podría comer todas las semanas.

Explicó que no le gusta mezclar el sabor del alcohol con las comidas, por eso prefiere acompañarlas con gaseosas o agua.

“Me gusta comer y debería cuidarme más. Por eso estoy gordito. Tengo un problema de espalda, por lo que sí prefiero tener cuidado con mi alimentación”, le contó a EXPRESIONES.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA