Giorgio Armani, el diseñador de la elegancia cumplió 85 años

El modisto italiano dirige un imperio que abarca mucho más que moda.

11 jul 2019 / 16:47

Hablar de Giorgio Armani es referirse al maestro de los trajes con estilo. El diseñador siempre fue considerado un perfeccionista sujeto a las líneas claras y los colores clásicos (su favorito es el gris).

Desde su primera colección, que data de 1974, exhibió atuendos cómodos y a la vez elegantes. Ya en ese entonces construyó sus populares rígidos trajes. Abrió su colección femenina al año siguiente, una línea inspirada, curiosamente, en la moda masculina.

Los diseños encajaban perfectamente en el espíritu de esos tiempos del movimiento feminista, sinónimos de libertad porque rompieron las típicas siluetas de ambos géneros. Las prendas para hombres no tenían forro y sus hombros eran delicados. Los cortes más bien masculinos de los vestidos de las féminas simbolizaban en cambio fuerza y autoridad.

Su negocio aumentó después de que se le pidió que creara el vestuario del actor Richard Gere para la exitosa película American Gigolo de 1980.

Desde hace 40 años lo catalogan como el diseñador más exitoso de Italia. Forbes le asigna el primer lugar entre los italianos más ricos. Se estima que su fortuna personal roza con los 10.000 millones de dólares. Es dueño de numerosos tiendas y 13 fábricas. En total, cuenta con más de 5.000 empleados.

Fue uno de los primeros modistos que desterró de sus pasarelas a las modelos demasiado delgadas. Si bien su moda ha evolucionado continuamente, el genio siempre ha dicho que se guía por las necesidades de la gente y no por conceptos.

Entre sus musas modernas se incluyen a Charlene Wittstock, Katie Holmes, Celine Dion, Heidi Klum y Cate Blanchett, una actriz pionera que prestó su rostro para un perfume de la firma italiana con un contrato de 10 millones de dólares.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA