jueves, 16 agosto 2018
13:18
h. Última Actualización

Maricela Gómez no quiere que le tengan lástima

La expresentadora de El club de la mañana, de RTS, y actriz de 41 años, fue despedida de esa empresa y su salida generó comentarios.

31 ene 2018 / 14:46

Al mal tiempo, Maricela Gómez le pone buena cara. La expresentadora de El club de la mañana, de RTS, y actriz de 41 años, fue despedida de esa empresa y su salida generó comentarios.

Sorprendió su franqueza al decir que fue separada del canal en el cual laboraba. No es común.

Hay que predicar con el ejemplo. La verdad siempre es lo mejor, aunque a veces sea dura o duela... pero es necesaria. Rocío Dunn (directiva de producción) me dijo que cuente lo que considere conveniente. Nadie me botó a la patada o con visto bueno, están sacando personal por presupuesto. Jamás podría hablar mal de quien me dio de comer durante 9 años. No he sido la única, desde María Mercedes Pacheco se viene dando esto. Pasó con Careca, Catherine Velasteguí y Enrique Muñoz. La diferencia es que soy madre y padre para mis hijas. No quiero que la gente sienta lástima porque he tenido problemas de salud.

Algunos medios de comunicación cuestionaron esta decisión.

No pensé que mi salida de El club iba a generar tantos comentarios. Me di cuenta de que les gustaba mi trabajo y que hice las cosas bien. Me queda la satisfacción del deber cumplido. Antes de irme les dije a mis compañeros que se quedaran tranquilos porque ya no sacarán a nadie más.

¿Se esperaba que sucediera esto?

En el fondo sí porque era la que menos tiempo tenía (9 años). Me refiero a los tres presentadores principales porque Sandra Pareja interpreta a un personaje.

¿Cómo está su salud?

Sufro fibromialgia crónica y síndrome de fatiga. Dicen que por problemas que se ha tenido en la vida se lesiona el sistema nervioso central. Hace 7 años se presentó esta dolencia, pero sentía molestias desde antes. Mi umbral del dolor es muy bajo. A veces no puedo levantarme por los dolores. Además tengo tres hernias lumbares, casi no hay espacio entre una vértebra y otra, esto presiona el nervio y produce mucho dolor. Uso un bastón momentáneamente para no perder el equilibrio y evitar caerme. Lo llevaré por un mes. Enferma iba al canal. Me daba miedo que me boten.

Siempre la veo muy bien acompañada.

Gerardo Panchana (31) es mi novio. Llevamos casi cuatro años juntos, somos compañeros en la universidad. Estudiamos Psicología. No hay apuro en casarnos, tal vez cuando nos graduemos. Yo tengo tres hijas, Emily, Patricia y Francesca, quien padece de una afección cardíaca. Luego queremos hacer una maestría en familia y sexualidad.

¿Alguna vez renegó?

Solo una vez le reclamé a Dios. Cuando mi hija Francesca estaba mal, me desesperé. Entonces cogí la Biblia y leí un mensaje: “Dios te da la llaga seis veces y la séptima, Él mismo la cura”. Muchas veces cuando me dan dolores fuertes pienso que Jesucristo sufrió mucho más en la cruz. En ocasiones no soporto ni que me toquen.

Es normal que por su enfermedad se sienta insegura y afloren celos.

Al inicio me pasó por la cabeza que mi novio me iba a dejar. Lo boté varias veces, pero Gerardo no se fue.

¿Qué vendrá en lo laboral?

Existe un proyecto para un programa de psicología en YouTube. Se hizo un piloto que se llama Abiertos al sexo.

¿Se quiere convertir en la Alessandra Rampolla ecuatoriana?

Tal vez. Me encanta esa sexóloga y presentadora. Es muy abierta para hablar. Hay que cambiar la mentalidad de que el sexo es la base de una relación. El amor es lo primordial. Si no existiera, nosotros no estaríamos juntos.

¿Lo actoral es lo suyo?

Hay planes con un grupo de actores, Pamela Palacios, Hilda Saraguayo y Pablo Mario Ansaldo de montar una obra de teatro.

Antes de irse del canal ¿les hizo algún pedido?

Les pedí que me den algo de lo que me toca en la liquidación para no quedarme en el aire el siguiente mes. Para salir adelante, puedo vender lo que sea, menos el alma.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA