Gloria Bell: El soundtrack se roba la película

La versión ‘hollywoodense’ de Sebastián Lelio no solo impacta por sus protagonistas, sino también por la banda sonora.

16 abr 2019 / 12:00

En 2013, la película chilena ‘Gloria’ fue estelarizada por Paulina García. Ella daba vida a una mujer que hace rato pisó los 50 años, se encuentra sola en la vida, y para compensar esa soledad, pasa ocupada todo el día, y en las noches, se desfoga en fiestas de solteros que se llevan a cabo en bares y discotecas.

En una de esas farras conoce a un hombre llamado Rodolfo, caracterizado por Sergio Hernández, quien se ha separado hace poco de su esposa pero depende mucho del afecto de sus hijas, un lazo que lo mantiene unido a su ex. La relación que empezó como una nueva oportunidad para el amor entre ambos, se verá trastocada por el pasado de este galán otoñal en decadencia.

A Hollywood le gustó este argumento medio lacrimógeno y cinco años después, el director Sebastián Lelio se pone detrás de cámaras nuevamente, solo que en esta ocasión los héroes de esta cinta cuyo título ahora es Gloria Bell, son Julianne Moore y John Turturro.

El filme que pronto se estrenará en Ecuador (ya se presenta su tráiler en las salas de cine) seguramente conquistará no solo porque ofrece un drama fusionado con la comedia romántica, sino que quienes ya están por pisar los 50 o lo hicieron hace rato, se enamorarán sin duda de la banda sonora del filme.

Hablamos de éxitos de los 70 y 80 que los hará trasladarse a la niñez y adolescencia, clásicos que le dan un plus a este largometraje. Love is in the air (John Paul Young), Gloria (Laura Branigan), Total Eclipse of the heart (Bonnie Tyler) y Alone again (Gilbert O’ Sullivan) son algunos de los temazos que componen este soundtrack de película. Después de todo, la nostalgia siempre vende.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA