La música fue unión en el WankaBeats

El festival de música consiguió que varios artistas se animen a tocar juntos por primera vez.

03 sep 2019 / 10:21

En el parque Samanes de Guayaquil la música alternativa tuvo su gran fiesta. Allí ocho bandas deleitaron durante la tarde del pasado sábado a casi 4 mil asistentes, quienes llegaron paulatinamente en las doce horas de espectáculo.

Shalom Mendieta, La Madre Tirana, Yurgaki, Mateo Kingman, Bandalos Chinos, Esteman, Rawayana y Los Amigos Invisibles formaron el line up que mezclaba pop, rock, electrónica e incluso ritmos andinos.

La fusión y la camaradería fueron el común denominador en esta fiesta que no rechazó a nadie. Nacionales, extranjeros, diversidad sonora y unión de voces hicieron que nada quede excluido.

A las 14:00 el público, en su mayoría joven, entre 16 y 25 años, se dispuso a tomar el sol y escuchar música en vivo.

La música fue unión en el WankaBeats

Así se daba inicio el festival local en su segunda edición. Los ánimos poco a poco empezaron a encenderse. Mateo Kingman, artista ecuatoriano de música electrónica con fusiones andinas, tuvo una gran recepción. Su música fue como un viaje en carretera por los Andes, con muchas subidas y bajadas, y su álbum Astro habla del tránsito de la vida.

Último aliento, uno de sus sencillos, fue el tema más triste. Klaus Carrera, fue invitado al escenario y le dedicó el tema a su hermano Francisco, recientemente fallecido. Pero el cierre fue por todo lo alto. Se llenó de la gente ‘del barrio’ con el tema Mi pana, que interpreta con Guanaco.

La música fue unión en el WankaBeats

Le siguieron los argentinos Bandalos Chinos, la gran sorpresa. Una banda nueva para nuestro medio pero que prendió a la audiencia, un hecho que perduró en los demás shows. Vámonos de viaje y Demasiado eran coreados a gritos por los presentes.

Esteman se convirtió en la estrella de la noche y fue el que inició la cuota de colaboraciones. El colombiano cautivó con su pop alternativo e himnos al amor libre. La bandera LGBTI se alzó entre las personas cuando salió a escena, y sus canciones como Fuimos Amor y Sociedad remarcaron esta idea de apertura a la diversidad.

La música fue unión en el WankaBeats

Rawayana, se los veía entre las sombras de sus propias luces. Vestían totalmente de negro. Ellos prefieren que su música hable más su imagen y sin duda, confían en sus seguidores que saben sus temas al revés y al derecho. Su éxito High dejó sin aliento a los presentes, y más que nada a sus compatriotas venezolanos, quienes alzaban banderas de su país con mucho orgullo.

La música fue unión en el WankaBeats

El gran cierre llegó con Amigos Invisibles. La banda más esperada y que más público atrajo. Para las 22:00 se había colmado de gente y ya el frío se había calmado. Con más de 28 años de formación sus temas son himnos en más de una generación.

Ellos fueron el toque sexy y suenan mejor que nunca. Mujer policía, Ponerte en cuatro, La vecina y El disco anal, tenían esa picardía en sus letras que dejaron a todos satisfechos y cansados de tanto zapatear. Casi al rozar la 01:00 de la madrugada, la música concluyó con la promesa de una tercera edición del WankaBeats.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA