Cáceres: su vida una telenovela, su música el soundtrack

Mayores, Felices los Cuatro y No me acuerdo son temas que seguramente usted ha bailado hasta la saciedad. Hoy conozca quién está detrás de ellas.

28 ene 2019 / 10:24

Desde los 8 años, Mario Cáceres empezó a componer porque era muy cobarde y tímido. El amor fue el detonante para que haga con letras y música una pequeña canción y decirle así a una niña que le gustaba.

Ha pasado mucho tiempo desde que hizo ese primer tema que apenas quedó como algo personal. Ahora millones de personas cantan sus escritos, y artistas como Enrique Iglesias, Anitta, Thalía, Maluma y Wisin le ponen voz a estos himnos latinos.

El venezolano, en su conversación con EXPRESIONES, contó con miles de detalles su travesía. Entre otras cosas, que pronto se percató de que era hábil para escribir e hizo de este hobby su profesión. En la universidad estudió Ingeniería en Sonido, y además de cantautor era productor. A sus 36 años el sueño ha sido alcanzado, pero el camino muy complicado.

En su país comenzó a probar suerte como artista junto con el dúo Mario & Hernán desde el 2003. Donde estés fue la balada que cantaba con su compañero Hernán Portillo y que en 2007 consiguió ser parte de la novela más vista de ese año, Mi prima Ciela, de RCTV, retransmitida en Ecuador por Ecuavisa.

Esta canción se volvió especial porque tras abrir varios conciertos de artistas internacionales como Sin Bandera, Camila, Reik y Alejandro Fernández, se dio cuenta de que caló en el público y cada vez que la cantaba se le salía una lágrima al escuchar el coro de la multitud.

“Tenía 21 años y me convencí de que debía hacer esto toda la vida”. El conjunto se disolvió y comenzó a trabajar con Vos Veis, Servando Primera, Jonathan Moly y Chyno y Nacho. Con ellos creó una gran amistad y por la situación política de su país muchos de los artistas comenzaron a migrar a México o Estados Unidos.

Ver esta publicación en Instagram

Mis 2 mejores canciones❗️

Una publicación compartida de C A C E R E S (@caceresmusica) el

Hace cuatro años decidió ir a Houston, Estados Unidos, por una semana para asistir a la fiesta de quince años de su sobrina, con pasaje de ida y vuelta, sin saber que el destino lo retendría.

A los dos días de regresar, su amigo Nacho le pidió de favor que lo fuera a visitar a su casa en Miami, porque de los temas que ya le había presentado, Cristian Castro quería uno para su nuevo disco.

Sin dinero y sin hotel, Nacho le dio posada en su casa y le presentó la primera luz de su travesía como migrante y soñador. “A la segunda semana de estar de visita y hablar de trabajo, me llevó como si nada a la casa de Marc Anthony, a quien le quería presentar mis composiciones, además de escuchar una importante reunión de negocios.

Ellos ya sabían todo lo que pasaría con la música latina en ese momento, estaban trazando el mapa”. Marc escuchó uno de sus temas esa misma noche y tras los vítores que le soltó decidió quedarse a vivir allí. Trabajó haciendo pastelitos, lavando platos, cantando en bares o aceptando el empleo ocasional que cayera.

“Ninguno me ayudaba del todo para hacer lo que quería, que era componer y tener reuniones, porque los horarios eran tiempo completo hasta que fui Uber y todo volvió a fluir”, cuenta con una sonrisa.

Cáceres, quien usa su apellido como nombre artístico, colocó ese año un tema en YouTube que se convirtió, gracias a las redes sociales, en algo viral. Volver a casa explica el sentimiento de estar lejos de su patria y como ve lo que ocurría en Venezuela. El carro del destino y el de su Uber seguían avanzando. Hasta que en su camino se le cruzó una carrera a Ricardo Arjona, un artista importante en su vida y de quien sentía gran admiración en su adolescencia.

Dos semanas después le llegó su primer gran contrato: Wisin decidió tomar Vacaciones como su primer sencillo solista, y las puertas de las grandes ligas se le abrieron: ahora tiene dos Grammy, los millones de reproducciones no le faltan y está junto a su familia. “Mi esposa y mis hijos están conmigo. Ya hay algo de dinerito y el año que pasó fue increíble”, mencionó lleno de ilusión. La historia no ha terminado. Cáceres trae una canción llamada La octava maravilla, con la que ha recorrido Bolivia y Chile porque quiere tener este contacto uno a uno con su público. Sin embargo, ya prepara colaboraciones con esos amigos artistas que la vida le ha puesto

Con los más grandes:

Medicina (Anitta)

“Anitta es una tipaza. Una gran amiga”. Es lo primero que suelta al hablarle de la brasileña. En la foto está junto a Greeicy, a quienes les compuso Jacuzzi. Anitta tiene también Medicina en su último EP. Los hijos de Cáceres le hacen los coros por petición de la misma cantante. Son tan amigos que hablan muy seguido por WhatsApp y adelantó de ella que es casi confirmada su colaboración con Madonna.

Por pura curiosidad (Fonseca)

“Esta canción es muy linda para mí porque es la primera vez que logramos que el sonido tropical de Fonseca se fusione con lo urbano. Y le ha funcionado muy bien en el disco Agustín”. Mi deseo (Américo) Con el chileno ha conservado también una gran amistad. Este sencillo es la primera incursión del cumbiero con la fusión de ritmos urbanos y el vallenato.

Mayores (Becky G)

“Cuando nos contactaron para escribir este tema, yo no conocía a Becky G. Servando Primera y yo solo nos fijamos mucho de una parte de lo que nos contaron sus publicistas, que tenía un novio 10 años mayor. Así nació Mayores. Y lo que no le cabe en la boca son los besos, no hay otra intención”, explicó entre risas.

Felices los 4 (Maluma)

La controversia llegó con este tema. “Tradicionalmente las baladas son de despecho, muy tristes, pero esta es irónica y burlesca. Es verle otro lado a una ruptura. No tiene nada que ver con orgías. Aún me sorprende que en algunos países la querían prohibir”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA