Carlos José Matamoros: “La Puchis no es celosa ni molesta”

El presentador de Canal Uno vive una relación que no es tóxica.

23 ago 2019 / 18:00

A pesar de que el presentador Carlos José Matamoros quiso irse de Canal Uno se mantiene en esa empresa televisiva. Se alejó de la farándula cuando dejó Faranduleros y ahora solo se dedica a BLN y a su pareja, La Puchis.

¿Ya no quiere volver a la farándula?

Estoy totalmente alejado de la farándula, BLN es un programa que demanda de mucha energía. Sudo la gota gorda en el tiempo que estoy al aire. Creo que fue una buena decisión abrirme de Faranduleros y concentrarme en el reality para que el televidente reciba lo mejor de mí.

Los espacios de farándula están desapareciendo, ¿la gente se cansó de ellos?

Ahora el televidente es selectivo con lo que ve. TC tiene De boca en boca, un espacio muy dinámico y con buenos comentaristas y reporteros. En Faranduleros, Gabriela Guzmán comanda ese equipo, tiene mucho criterio. Solo los dos sobreviven. La gente ya no quiere ver programas sin contenido, fofos y en los cuales solo se agrede. La TV evolucionó con un televidente que aprendió a escoger lo bueno y lo malo. Si algo no le gusta, no lo ve.

Se le ha dado mucho espacio a desconocidos, gente que no representa...

Lo único rescatable de Intrusos era Marián Sabaté y Oswaldo Segura, el resto no tenía base para comentar. El error fue que metieron a un montón de gente que no sabía nada de farándula e intentaron a la fuerza hacerlos comentaristas y no lo lograron.

¿De ese equipo era parte su exesposa, Christina Harzer?

No quiero sonar malo, pero esta carrera es comunicación y para poder comunicar, se necesita por lo menos manejar bien el lenguaje. Si no se expresan de la manera correcta, no se logra comunicar nada.

Cuando estuvo en Faranduleros, Geovanny Dupleint se peleó con Gabriela Guzmán y usted salió salpicado.

Le dio poca importancia a nuestra amistad de casi 20 años. A pesar de aquello lo perdono porque es mi amigo. Eran situaciones o problemas que no tenían nada que ver con Carlos José Matamoros. Si en algún momento quiere hablar, estoy dispuesto a escucharlo. Nos hemos visto, pero ha sido muy distante.

¿Le costó acoplarse a su nueva compañera Fernanda Gallardo?

Fernanda tiene experiencia, hizo televisión en Calle 7, Chile, y anima eventos. Como siempre ocurre, hay gente que apoya, otras que no. No soy un animador que quiere más pantalla y que no deja hablar a sus compañeras. Les doy espacio a todas porque es una cuestión de respeto y cariño. No compito con mis compañeras, sino con los programas de los otros canales. Los egos están de sobra.

Usted se quiso ir de Canal Uno, ¿esa idea le sigue dando vueltas en su cabeza?

Hubo una opción, puse en una balanza, lo bueno que me ha dado el canal. Tendría que tomar cualquier decisión con la cabeza fría.

La Puchis es la mujer que ahora es parte de su vida...

Ya tenemos casi 9 meses juntos. Estoy viviendo un romance sano, no tóxico. Me he engordado un poco porque cocina delicioso, es una artista al punto que no sé quién cocina mejor, si mi mamá (Elizabeth) o ella.

¿Se volvió santera?

Es una mujer inteligente y lo hizo porque se dio cuenta de lo bonita que es esta religión. La apoyé, sé que sabrá respetarla.

¿Será una más en su lista de mujeres?

No soy Mandrake, pero con esta relación siento una buena vibra. No es celosa, ni molesta. Vito Muñoz es un ejemplo porque encontró el amor en Rosibel Zambrano, quien sabe atender a su marido.

Usted vivió el infierno de las drogas y salió de este, ¿cómo podría ayudar a Nebraska Caputi?

Me da pena, considero que todavía no ha tocado fondo. En mi caso fue llevarme el tanque de gas de mi casa, con mi madre y abuelita rogándome que no lo haga y que no me siga drogando. Amo a mi familia y herirla fue tremendo. La comprendo, porque nadie sabe su infierno interno. Yo cumpliré 20 años rehabilitado en septiembre.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA