Bacilos y Diego Torres pusieron contentos a los corazones guayaquileños

Los artistas extranjeros tienen ganado a su público guayaquileño con canciones convertidas en clásicos.

20 jul 2019 / 00:00

Era una noche de luna llena. Estaba dorada justo sobre el Centro de Convenciones de Guayaquil. Allí, más de tres mil personas se unieron para recordar sus momentos más románticos con canciones que hoy son himnos de esperanza, desamor y fiesta.

Bacilos y Diego Torres fueron los artistas que le cantaron a los guayaquileños sus éxitos de ayer y hoy, y en su presentación, quedó comprobado el amor que la ciudad le tiene a sus temas.

El talento nacional estuvo a cargo del ecuatoriano chino Renkai, quien a las 19:00 calentó los motores para la fiesta que ofreció la banda latina más escuchada de principios del 2000. Bacilos salió hora y media después, cuando el recinto estaba lleno, y ahí la energía explotó. Era algarabía pura, y también se convirtió en un solo coro de gran magnitud.

La banda, integrada por Jorge Villamizar, André Lopes y J.J. Freire, son casi ecuatorianos por los años que su vocalista vivió aquí, y ellos le sacan el mejor partido. El recinto, que olía a cerveza, tabaco y perfume, no necesariamente Chanel, fue el ambiente perfecto para que los éxitos de Caraluna, Bésela ya y Por hacerme el bueno, sean cantados con pasión.

Bacilos y Diego Torres pusieron contentos a los corazones guayaquileños

Ellos fueron alegría pura, incluso cantaron salsa. El tema Yo no sé mañana, que interpreta Luis Enrique, fue escrito por Villamizar y Jorge Piloto, y ahora forma parte de su repertorio en vivo.

Luego de una hora de presentación cerraron con su tema “protesta” Mi primer millón, una sátira de sus primeros años en la escena musical y que ahora es un clásico.

Las luces del escenario se apagaron a las 22:20 y media hora después apareció el argentino que menguó los ánimos y el ambiente se puso más nostálgico y romántico.

El show en vivo de Diego Torres tiene también mucho sabor latino y percusiones, pero sus letras hacen encoger el corazón. Las pantallas que presentaban llamas y su camiseta roja hacía referencia al calor. Sus canciones eran más bien de un tono azul.

Tras su primera canción, Deja de pedir perdón, recordó la esencia de Guayaquil y agradeció el apoyo por sus casi 30 años de carrera. “Esta ciudad es calor, es fuego, es gente que suda y que siente”, comentó mientras animaba a los presentes.

El público del Centro de Convenciones se dejó rendir por temas como Usted, Color esperanza y Déjame estar.

Casi rayando la medianoche se terminó el show, en el que la cara de la luna fue la más linda que ha mostrado.

Ellos opinan

“Me pareció un concierto muy divertido para recordar la época del colegio y a los amigos de ese entonces. El show de los dos artistas fue impecable y la calidad del audio ni se diga. Considero que es el primer show en el Centro de Convenciones donde se entiende todo lo que dicen”.

Mario Delgado.

“Me encantó. Fue un concierto multiedades, pero que logró lo que pocos: divertir y hacer bailar a todos por igual. Bacilos ‘juega’ de local y sabe muy bien por dónde ‘agarrar’ a su público guayaco, y Diego era una vuelta pendiente para todos. Él se lo debía y la gente lo esperaba. Disfruté mucho su canción Usted”.

Karla Morales.

“Bacilos se robó el show de largo. Para mí fue una increíble sorpresa la intensa conexión de ellos con el público y la destreza en el escenario. Un éxtasis audiovisual”.

Joshua Degel.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA