Cristian Maquilón

“Veo mi trabajo para criticarme”

03 jun 2016 / 14:38

Tiene cara de buena gente y Cristian Maquilón confiesa que lo es. “En mi vida cotidiana soy muy tranquilo, centrado, realista y buen amigo”. El actor guayaquileño es uno de los protagonistas de la telenovela Tres familias, del Canal del Cerro.

¿Renovó contrato?

Ya. Entiendo que las parejas protagónicas lo han hecho. Durante el tiempo que permanecerá al aire la telenovela, es decir hasta agosto, mi personaje Carlos Vaca dará algunas sorpresas. En estos momentos ha surgido una situación algo confusa porque se cree que Carla (Érika Vélez) me engañó. Carlos piensa mal, pero luego se dará cuenta que está equivocado y finalmente se arreglarán.

Érika Vélez tiene fama de diva, ¿lo es?

La amo, es espectacular. No es diva (risas). Algunos lo piensan o creen que trabajar con ella es complicado, no es cierto. Es una persona con la que se trabaja tranquilamente. Durante las grabaciones siempre bromeamos. Estoy feliz. A mi esposa (Pierina Acuña) le cae superbien.

¿Es decir que no siente celos?

¡Nooo! (risas). Con nosotros es un amor de gente.

No siempre hay esa buena química con la pareja de la ficción.

Lo sé. En nuestro caso creo que se da porque cada quien respeta su espacio, Érika respeta el mío y yo el de ella. Además, soy muy paciente, algunos compañeros se irritan porque deben esperar durante las grabaciones. Eso es algo muy común en la TV. Hay que tomárselo con calma.

Una de las salidas más comentadas ha sido la de Claudia Camposano, ¿por qué no renovó contrato para la tercera temporada?

Al parecer su personaje no tuvo el peso que se necesitaba en la telenovela. Pero no es porque no sea una gran actriz, aquello está más que demostrado y seguro conseguirá trabajo en cualquier parte. Fue un asunto de libretos. Estos no favorecieron a su personaje.

¿Una actividad muy ingrata?

Cada proyecto es un reto. Nunca se sabe qué pasará mañana, siempre hay mucha incertidumbre. Desde Así pasa ha sido un reto este trabajo, dejé lo que hacía anteriormente. Era ejecutivo de ventas en una mayorista de turismo. Soy ingeniero en marketing. Más pudo la pasión por el arte, la actuación es lo que llevo en la sangre. Es lo que quise hacer siempre, desde que estaba en la barriga de mi madre.

¿Cree que el público de Tres familias ha respondido como lo esperaban?

Muy bien. El cariño de la gente es impresionante, se lo puede palpar en la calle. Entonces nos damos cuenta del impacto de un personaje. Por el público estamos donde estamos.

¿Sin grabaciones por el momento?

Sí. Por ello tengo algunos proyectos personales. Uno es participar en el microteatro. Ricardo Velasteguí abrió un espacio en Urdesa, conversamos y concretamos para estar una temporada con el montaje Ta’ madre. Con mi esposa hemos planificado abrir un sushi bar. No hablamos mucho de ello porque no queremos que se nos haga agua. Ya nos ha pasado, además por la enfermedad (cáncer en la tiroides) de Pierina se postergaron algunos asuntos.

Vive la vida como se le presenta

En enero de este año, Cristian y Pierina (quien era presentadora de deportes en Caravana TV) recibieron la mala noticia de que ella padecía de cáncer a la tiroides. Tenía un nódulo, no podía tragar y le dolía la cabeza y el oído. Luego de hacerse los respectivos exámenes, los médicos le dijeron que debía operarse. Ahí es cuando confirman su padecimiento.

“Es muy duro, la palabra cáncer es difícil de asimilar y de entender sus dimensiones. Fue un balde de agua fría porque nunca nos imaginamos ese diagnóstico. Un golpe en lo emocional y económico. Como le sacaron la tiroides padece de hipotiroidismo y se le complica bajar de peso. Tiene 25 libras de más”, dice.

¿Lo considera una prueba de vida?

Creo que Dios me enseñó a sonreír en momentos difíciles. Muchos me preguntan cómo hacía para no dejarme vencer. Le daba fuerzas a ella para que no pierda la fe y mantenga el buen ánimo. Es muy importante ser positivo. Emocionalmente afecta mucho.

¿Se preguntó el motivo de esta dura experiencia?

No soy de renegar, incluso mi esposa trató en la medida de lo posible de mantener el positivismo. A veces hacía bromas. Solo una vez me vio llorar, no era conveniente que me quiebre delante de ella.

¿Fácilmente llora?

Dicen cáncer y se piensa en lo peor. Recién casados y que nos den este diagnóstico es duro. Lloro solo, pero no soy llorón ni me gusta quejarme. Vivo la vida como se me presenta. No puedo ir al canal con la cara larga, estoy en una comedia y debo hacer bien mi trabajo. De esto vivo y es lo que me apasiona.

¿Los hijos deberán esperar?

El médico nos ha pedido que esperemos por lo menos un año. No hay apuros, lo importante es que ella esté bien. Ahora valoramos más la vida.

Un malo, muy malo

Cristian Maquilón considera que hubo diferencias en lo referente a su trabajo en la primera y segunda temporada de Tres familias. “Esta ocasión pude construir mejor el personaje. No me sentía muy cómodo en la primera parte de la telenovela porque acababa de estar en los zapatos de Stalin Peñaloza en Así pasa. No me sentía que había trabajado a fondo el personaje de Carlos Vaca. Ahora en el segundo ciclo tuve un poco más de tiempo para prepararme en lo emocional, en la forma de hablar... Con Carlos Vaca me siento a gusto”.

¿Ve la telenovela para criticarse?

Soy de los que me meto en la editora para ver los resultados. Veo mi trabajo para criticarme y mi esposa es mi crítica número uno.

¿Usted cree que con su cara de buena gente le den algún papel de villano?

Quiero ser un malo, muy malo. Ese es el reto.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA