Policía: tema pendiente

05 feb 2019 / 00:01

    El país conoce perfectamente la misión de la Policía Nacional desde su creación en el siglo XIX, noble en su espíritu y sacrificada en su accionar; sin embargo, los últimos hechos en los que algunos de sus miembros se han visto incluidos colocan sobre el tapete la idoneidad de su entrenamiento y su capacidad de respuesta frente a situaciones de alto riesgo para la población.

    Esa sensación de indefensión del ciudadano de a pie frente a la delincuencia, cada vez más agresiva y que no escatima en accionar sus armas para conseguir sus objetivos, se ha acrecentado peligrosamente con la presencia de delincuentes extranjeros. Como si lidiar con el hampa local no fuera ya suficiente. Asesinatos, violaciones y abusos sexuales frecuentes son solo una parte de ese abanico de delitos que a diario se registran en nuestras calles.

    Por ello, las preguntas de rigor en estas circunstancias caen por su propio peso. ¿Están nuestros policías instruidos y entrenados para manejar situaciones complejas que, probablemente, no están señaladas en sus manuales de procedimiento? Seguro que sí. La Policía en el mundo está preparada para enfrentar no solo a la delincuencia organizada y al narcotráfico sino también al terrorismo, una lacra de la que no podemos despreocuparnos tampoco en esta parte del continente.

    Y la otra interrogante. ¿Nuestros efectivos policiales cuentan con las armas que el Estado les debe entregar para hacer frente a la delincuencia? Aquí la respuesta preocupa sobremanera porque se ha informado que existe un déficit de 5.700 armas en la institución. Incluso muchos gendarmes deben patrullar con un tolete en el cinto. Se dirá que quienes no cuentan con un arma en su mayoría cumplen labores administrativas, pero eso no forma parte de las nuevas políticas de seguridad que incluyen más policías patrullando en las calles.

    Entonces, el problema va mucho más allá. Nuestros policías necesitan de manera urgente no solo actualizar sus procedimientos operativos y un marco legal que ampare sus acciones en caso de enfrentamiento y la muerte de un delincuente, sino también, y quizá tanto o más importante que los anteriores, armas de dotación y munición en suficiente cantidad.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA