martes, 14 agosto 2018
01:05
h. Última Actualización

La seguridad de los ciudadanos

13 jun 2018 / 00:01

    No es discutible que, entre muchas otras, una de las razones que los habitantes de una determinada ciudad tienen para trasladarse a vivir en urbanizaciones cerradas, situadas en las periferias del casco central o en sitios aledaños, es la búsqueda de garantías a su seguridad, visto el crecimiento de las actividades delincuenciales, a plena luz del día, que son propias de las grandes concentraciones poblacionales en los días que corren.

    Rodeadas de guardias en las puertas de entrada y de salida, y además dotadas con toda suerte de artificios y filtros destinados a proporcionarla, resulta justificadamente alarmante conocer que, pese a todo ello, los moradores de algunas de las ciudadelas cercanas a Guayaquil son asaltados en sus domicilios, perjudicados en su patrimonio y sobre todo, sometidos a la dura tensión de saber que su vida y la de sus familiares está en serio peligro, sin que hayan tenido capacidad de evitarlo todas las previsiones tomadas para tratar de que no se den graves situaciones como las comentadas.

    Así, dada la multiplicidad de casos, amén de todas las diversas formas de actos delictivos a que están sometidos los habitantes del área metropolitana de Guayaquil, más que reclamar en razón del reciente hecho sucedido en una urbanización de la vía a la costa, cabe insistir en que las autoridades policiales tomen contacto con las autoridades de elección popular y redefinan los consiguientes nuevos planes orientados a garantizar la seguridad, la propiedad y la vida de sus pobladores, ahora y de manera creciente, intolerablemente amenazada por las organizaciones criminales.

    Sin duda, solo con un esfuerzo concertado de quienes tienen a su cargo garantizar el desarrollo de las actividades cotidianas, en conjunto con quienes manejan la administración de las ciudades, se podrá conseguir resultados positivos.

    Por lo demás, vale anotar que la superación de su crisis económica, en lo cual se encuentra empeñado el Ecuador entero, no tendrá la menor posibilidad de ser alcanzada si no se consigue generar un ambiente urbano en el que se garantice la adecuada convivencia y al menos, la tranquilidad de un seguro descanso, hoy por hoy lleno de sobresaltos y tensiones a causa de una delincuencia desbordada, pese a todos los esfuerzos privados destinados a ponerse a buen recaudo de ella.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA