La manipulada saga Odebrecht

10 mar 2019 / 00:00

    No únicamente en cuanto a corrupción, en tanto una denominación genérica, América Latina tiene coincidencias con África. Se dan también en la complicidad que para no castigarla ejercen los organismos encargados de la administración de la justicia. La trama, aquí y allá, parte de la inmoralidad presente en las altas esferas del poder Ejecutivo que tiene certeza de estar en capacidad de escabullir cualquier intento de fiscalización por parte de la función Legislativa, donde cuenta con una mayoría dócil.

    Así, con las denominadas funciones del Estado bajo dominio, todo intento de romper con el ‘statu quo’ imperante es asumido como conspirativo y se lo descalifica en los denominados medios públicos, al tiempo que se fomenta, para evitar acciones de rechazo, por miedo a las consecuencias, la certeza de la permanencia en el poder del régimen de que se trate.

    Con ese marco de connivencia y temor se genera una sensación de impunidad en los funcionarios involucrados, que es difícil de abandonar, aún después de haber cesado en sus cargos.

    Pese a ello, la decisión de la prensa libre, atreviéndose a publicar denuncias, a todo riesgo, ha sido un factor clave en el esclarecimiento de los hechos dolosos más relevantes.

    La saga Odebrecht es una buena prueba de lo señalado. Desde el 2016, cuando el departamento de Justicia de los Estados Unidos reveló la trama de sobornos montada por la constructora brasileña, no ha cesado de publicarlas exigiendo se sancione a los culpables.

    Estos días, parecería que está por conocerse todo lo por ella actuado en el Ecuador, haciendo públicos los últimos descubrimientos, que incluyen los ocultamientos de alguna de la documentación previamente obtenida luego de costosas gestiones. “Hay muchas formas de ocultar”, ha señalado el secretario Anticorrupción. “Una es poner bajo el escritorio la información. Otra es subdividir la información para quitarle trama”.

    Sin duda, la manipulación ha predominado en el tema Odebrecht, dado el gran poder de los involucrados. Tiempo es ya de que la prometida cirugía mayor logre extraer los más grandes tumores, sin que importe, para proceder en consecuencia, el nombre o rango de quien lo sufre.

    El Ecuador requiere volver a creer en sus instituciones y lo que ahora se logre es sustantivo para avanzar en esa dirección.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA