En la mitad de la nada

06 feb 2019 / 00:01

    En tiempos de campaña electoral, promesas van, promesas vienen por parte de los candidatos a dirigir los destinos de importantes ciudades del país, que todavía carecen de los principales servicios y de una infraestructura vial de calidad, cuyas falencias se evidencian con cada época invernal.

    Esto se traduce en la incredulidad de la ciudadanía, que mira con recelo las propuestas de los partidos políticos, que no se sintonizan con sus verdaderas necesidades, al no existir respuestas ni soluciones claras en sus respectivos planes de gobierno.

    La problemática se siente mucho más en las distintas parroquias satélites del Guayas, donde la obra no ha llegado, o lo ha hecho a retazos, porque todo se ha concentrado en los lugares más visibles.

    Cada año, decenas de modernas urbanizaciones se construyen en sitios que se ubican en los límites de cantones aledaños, lo que despierta la sensación de estar en la mitad de ninguna parte, porque los habitantes no saben a ciencia cierta a qué jurisdicción pertenecen para poder exigir obras urgentes.

    Y así empieza una peregrinación entre los municipios, ministerios y la Prefectura para pedir que rellenen zanjas, que pavimenten tramos de extensas avenidas, arreglen redondeles llenos de maleza, ordenen el tránsito o que sencillamente presten más vigilancia ante el embate de la delincuencia.

    Ocurre en la parroquia urbana La Aurora, de Daule, donde se calcula que viven más de 90 mil personas. Aquí existen 56 urbanizaciones cerradas, muchas de las cuales están entre Samborondón, la vía a Salitre y Daule, lugar en el que están ampliando una vía de dos a cuatro carriles y construyendo un puente que irá desde La Joya a Guayaquil.

    Los trabajos avanzan lento y los problemas de tráfico en horas pico no han tenido solución. La zona carece de un buen hospital y de un destacamento policial adecuado. Solo existen planes habitacionales y de construcción de edificios de negocios.

    Nada se ha dicho acerca de los planes de este sector para el futuro, en vista de que su crecimiento es tan vertiginoso que pronto los límites serán solo una ilusión. Estos moradores merecen conocer más propuestas acerca de lo que necesitan sus jurisdicciones, para dejar de ser tratados como ciudadanos de segunda categoría y recibir la atención adecuada.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA