Ataques sin respuesta

03 sep 2019 / 16:52

    Los atentados en la Universidad de Guayaquil siguen siendo un misterio para una sociedad cada vez más afectada por el accionar delincuencial. El último de seis ocurrió a finales de agosto pasado, cuando un explosivo fue detonado detrás del edificio del rectorado, destruyendo ventanas y estructuras cercanas. Sin embargo, las autoridades aún no han hecho público un informe detallado acerca de los autores, cómplices y encubridores de estos hechos, que evidencian la falta de políticas de seguridad en el centro de educación superior más grande del país. Es inexplicable cómo los responsables no hayan podido ser identificados, así como tampoco ha sido posible determinar las motivaciones que tienen esos grupos para tratar de neutralizar todos los esfuerzos por sanear y modernizar una institución insigne en la historia nacional. Horas después del último ataque, se pudo conocer que las cámaras de vigilancia lograron captar a una de las personas que participaron, sin que hasta el momento se tengan noticias de su paradero. Los estudiantes merecen transparencia en el manejo de la información acerca de su propio bienestar y la comisión interventora debe acelerar su labor para terminar con los malos elementos que solo buscan desatar el caos. Que no llegue el sexto bombazo para reaccionar.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA