El deber de fiscalizar

13 jun 2019 / 20:08

    Ofreciendo excusas a los lectores por la pertinaz insistencia orientada a que los organismos del Estado a quienes le corresponde la tarea de fiscalizar no la abandonen, cabe hoy reiterar el pedido luego de la más reciente pantomima legislativa, en cuanto a farsa, llena de discursos sin sustancia, salvo las excepciones que confirman la regla. En efecto, eso fue la interpelación a la excanciller que le concedió la condición de ecuatoriano al huésped incómodo que hasta hace unos meses se mantuvo como asilado en la embajada en Londres.

    Por un raro acuerdo sobre el que cabe pedir las debidas explicaciones, precisamente sobre el caso Assange casi no se hicieron reflexiones y, por una nueva vez, se incumplió la obligación de la Asamblea de “fiscalizar los actos de la Función Ejecutiva...”, tal vez pensando en que la política exterior la define el presidente de la República.

    Lo cierto es que por uno u otro motivo -el país sospecha que por un compromiso de garantizar impunidad-, la fiscalización es difícil de llevar adelante en la Asamblea Legislativa y la correcta administración de la justicia continúa bajo sospecha.

    Como ese estado de cosas no puede continuar, cabe insistir destacando que, sin fiscalización los corruptos seguirán haciendo de las suyas.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA