lunes, 20 agosto 2018
17:03
h. Última Actualización

Cumplir con los jubilados

12 ago 2018 / 00:01

    Se repite, pero no se actúa en consecuencia, que la calidad democrática de un país también se mide en razón de la atención brindada a los niños y a los viejos.

    Tal vez por ello algunos países tienen priorizada la atención a los primeros pero, con la brindada a los adultos mayores no ocurre lo mismo.

    El Ecuador no es precisamente un Estado modelo respecto a esta temática. Por ello son frecuentes las movilizaciones de los jubilados reclamando sus pensiones. Muchos han sufrido trastornos en su salud mientras procedían a realizar manifestaciones en reclamo de sus derechos no atendidos.

    Recientemente, pareciera que en la Asamblea Nacional se ha decido tomar cartas en el asunto. La presión ha sido de tal magnitud que se ha resuelto crear una comisión ocasional dedicada a presentar soluciones frente a la amplia problemática involucrada.

    A propósito de su conformación se ha podido comprobar que no se tiene certeza del número de los jubilados y, por tanto, una de sus primeras tareas será proceder a establecerlo. Ello, por de pronto, revela con absoluta claridad la escasa importancia que se le ha venido confiriendo a un asunto que resulta trascendente para quien recibe las consecuencias de tamaña desatención. Tampoco, obviamente, se conoce cuántos son los jubilados que no han recibido sus bonificaciones. Se establece, presuntivamente que podrían ser entre 20.000 o 50.000.

    Sin duda, lo comentado guarda también relación con la crisis ética y económica que atraviesan instituciones claves para la prestación de servicios sociales, como el IESS y , por supuesto, en gran medida, ello también es reflejo de la magnitud de la crítica situación por la que atraviesa la nación ecuatoriana.

    El hecho cierto es que la que sufren los jubilados no es menor. Por eso es imperativo, tal cual se ha planteado, establecer un plan de pagos para que el Estado cumpla con sus compromisos. Dicho plan, aunque es para abonar sus haberes a los maestros, debe asimismo atender los temas relacionados con los pagos no efectuados a otros trabajadores, tanto públicos como privados, con los cuales no se ha cumplido debidamente.

    Tiene entonces una ardua tarea a realizar la flamante comisión ocasional, a sabiendas de que de ella depende la calidad de la vida de miles de familias de esforzados compatriotas.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA