El martirio del agua

19 abr 2019 / 00:02

    Entre las tradiciones religiosas ya perdidas, se recuerda aquella de la prohibición de bañarse en el mar en Viernes Santo. Por respeto a la solemnidad de la fecha y en algunos casos por temor a las posibles consecuencias (quien lo hiciese corría el riesgo de convertirse en pez, según nuestro folclor), año a año se cumplía el sacrificio. Pero parecería que ciertas autoridades se han empeñado en rescatar la tradición, convirtiéndola en una expiación urbana que fieles e infieles llevan a cabo desde sus hogares, en pleno siglo XXI y al pie del Gran Guayaquil. Las últimas administraciones de Durán prácticamente han obligado a los habitantes de este cantón a vivir el martirio de la falta de agua, sin que una solución definitiva se avizore a corto plazo. Incomodidad, abuso y desesperación han generado en esta comunidad los cortes de agua, “programados” y sorpresivos, que desde hace muchos meses viene soportando, lo que ha convertido el diario vivir en una proeza permanente. La Semana Santa llegará a su fin en dos días. ¿Terminará el suplicio de los durandeños en el mismo plazo o la escasez se prolongará en forma indefinida? Este tormento prolongado que trae como consecuencia el deterioro de la calidad de vida, podría generar una grave reacción social.

    `Este tormento prolongado que trae como consecuencia el deterioro de la calidad de vida, podría generar una grave reacción social’.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA