Abanderadas chinas

18 jun 2019 / 00:01

    El caso Odebrecht extendió la mala imagen de la compañía por toda la región hasta el punto de forzar un cambio de logo recientemente, en un afán de empezar de cero, y de incrementar las campañas sobre sus buenas prácticas. El daño en su reputación nunca se extendió a la bandera. Brasil, como país, como Estado, como fuente, no se vio salpicado por la actuación no tan puntual de uno de sus mayores exponentes en el sector constructor.

    En Ecuador, además de Odebrecht, han alimentado los juzgados y los titulares de prensa las irregularidades en la contratación de proyectos emblemáticos de las empresas chinas. Por sobreprecios, por pagos irregulares y, sobre todo, por defectos en las obras entregadas. Sorprende, entonces, la ligereza con la que convive la diplomacia china con la imagen que las empresas de ese país han dejado tras un sinnúmero de incumplimientos o fallas en las obras.

    A diferencia de Brasil, los cuestionamientos de las compañías de origen asiático siempre llevan el apellido del país. No es el nombre privado el que ha visto resentida su reputación, sino la marca país. Sería conveniente, para ellos y para Ecuador, una implicación más contundente de las autoridades chinas para que sus representantes empresariales cumplan con lo contratado y subsanen los perjuicios.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA