A continuar el legado

21 may 2019 / 00:01

    Hay varias maneras de honrar la memoria de un hombre como Julio César Trujillo. Una de ellas es concretar la labor emprendida por él y su equipo de limpiar toda huella de corrupción y que los responsables paguen su deuda con una sociedad cansada de latrocinios. Solo así se puede relevar la figura de quien, con defectos y virtudes, dedicó sus últimos años a la defensa de una patria digna. Prefirió el fragor de la lid a la comodidad de su hogar y se enfrentó a poderes que años antes se creían intocables. En un país donde las irregularidades parecen haberse convertido en la regla, su figura caballerosa sobresalía como personificación de la honestidad, el valor, la sensatez, la sabiduría y el verdadero servicio. Ni la sentencia que recayó sobre él y los demás miembros de la Comisión Nacional Anticorrupción por denunciar la actuación del entonces contralor, pudo manchar su imagen.

    Julio César Trujillo se ha ido y el vacío que deja -literalmente- hoy no puede ser llenado por nadie. Y parece que tampoco en el mediano plazo podrá surgir alguien que iguale sus grandes virtudes. Que la ciudadanía lo honre haciendo realidad la que iba a ser su misión inmediata: la recolección de firmas para definir el futuro del Cpccs, como siguiente paso para rescatar la verdadera institucionalidad.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA