Venezuela: exportadora de pobreza

19 jun 2019 / 00:01

    El estribillo del gobierno chavista: “alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina”, no solo se convirtió en una reprochable utilización del egregio nombre del Libertador, sino que se transformó en una innegable realidad: “alerta que caminan los pobres venezolanos por América Latina”, verdad que no puede ser escondida con dogmas o peroratas vacías de honestidad intelectual.

    El drama que viven millones de venezolanos deambulando por carreteras y calles de países de Centro y Suramérica, sabiendo que su futuro es nublado, impacta y sensibiliza a quienes creemos que un gobierno debe buscar el bien común y no poner a la sociedad al servicio del caudillo o del grupo gobernante. El resultado de ese tipo de regímenes siempre será el mismo: la cúpula del gobierno gozando de excesivas canonjías y una inmensa mayoría condenada, como en el caso de Venezuela, a padecer hambre, falta de medicamentos, desempleo, pérdida de libertades, temor, inseguridad, incertidumbre, lo cual revela falta de la más elemental solidaridad humana.

    Entristece observar incontables venezolanos buscando cómo subsistir en esquinas de calles, parques, plazas y en cuanto lugar les sea posible, ofreciendo los más baladíes servicios, venta de chucherías u objetos de poca monta, lo cual provoca inevitablemente un doble efecto, molestias al peatón o conductor e interferencia en actividades que podrían ser asumidas por los nacionales de un país, generando un aumento de la pobreza, que ya exhibe elevados índices en casi todos los países latinos.

    El “hábil” discurso de echarle la culpa de todos los males al imperialismo norteamericano no deja de ser una frase retrógrada admisible durante la época de la Guerra Fría, antes de la caída del Muro de Berlín, pero no es creíble en momentos en que al menos hay tres imperios visibles en el mundo actual: Estados Unidos, Rusia y China, en franca competencia por alcanzar mayor poderío económico, militar o tecnológico.

    La crisis humanitaria de Venezuela es una costosa lección para los pueblos latinoamericanos, proclives a creer en falsas promesas, huérfanas de racionalidad.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA