Universidad extraviada

16 sep 2018 / 00:00

    Siempre se ha dicho y repetido, desde que la modernidad está en vigencia y la ilustración la despliega y fundamenta en el tiempo: que la Universidad es la cede de la razón. Pues se supone que en ella, como laboratorio intelectual en tanto es el lugar donde las ideas cuanto la racionalidad filosófica, científica, técnica, sociocultural, y hasta política, encuentran y tienen las mejores condiciones para escenificarse, florecer y proyectarse. Sin embargo, la historia parece decirnos lo contrario en la Universidad ecuatoriana. Especialmente en la de Guayaquil. Pues esta vive un constante y prolongado extravío con el ser y hacer de ella. Esto es resultado no solo de la intervención de los piratas y filibusteros de la RC del correato y los izquierdófalos que como alimañas la devoraron, sino también del proceso de ideologización y politización populista y banal, que se ha dado en el último medio siglo.

    Para quienes deseen descubrir lo que es la Universidad de Guayaquil, en el canon de la ilustración, la modernidad y el pensar crítico solo les queda los relatos del pasado. En efecto, en la memoria histórica que fluye de los escritos de docentes, investigadores y de la revista de ella se puede rastrear algunas huellas de esa alma mater que fue orgullo y prestigio de la intelectualidad pensante y propositiva de la ciudad puerto del pasado. Después de la supresión de los exámenes de ingreso, vive sumergida en lo ordinario, elemental y mentira teórica, donde los núcleos duros de la ciencia-técnica y el debate serio y riguroso están ausentes.

    El correato la banalizó y extravió más. Sus directivos profundizaron su extravío. Por eso quienes nos formamos y trabajamos ahí nos preguntamos si aún esas edificaciones, facultades, los nombres de ellas y los tristes espectáculos de los directivos, en los últimos años, permiten decir si en Guayaquil ¿tenemos Universidad o la extraviaron académicos falaces?

    Es hora que la seriedad, responsabilidad y rigor académico presionen desde la colectividad para que volvamos a tener universidad y pueda ser, la voz de los que no tienen voz, la razón y el pensamiento crítico que puede iluminar y guiar el horizonte de la sociedad y la ciudadanía.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA