domingo, 19 agosto 2018
19:46
h. Última Actualización

Restauración

13 dic 2017 / 00:00

    Ambicioso y justo el plan restaurador del museo-campo de concentración de Auschwitz, lugar más significativo que un simple museo. Fue emprendido por Piotr M. A. Cywinski con el propósito de presentar al mundo lo que fue este sitio de tortura y exterminio, en donde haciendo caso omiso del letrero que se encontraba en su entrada y que rezaba en alemán: “Arbeit Macht Frei”, es decir, el trabajo libera, el verdadero significado para los nazis fue el de someter a los presos a trabajos forzados hasta aniquilarlos física y mentalmente; y por otra parte, incinerarlos en los grandes hornos crematorios, bajo el efecto del Zyclon B, gas potentísimo de carácter letal que mataba casi de inmediato a quienes lo aspiraban en esos lugares completamente cerrados para los propósitos criminales del Tercer Reich.

    Así como se promueven paseos vacacionales a donde hay sol, arena blanca, peces, deportes acuáticos y terrestres y otra gran cantidad de atractivos, con gran valentía y con profundo significado histórico, podrían también organizarse los “Tours del terror” para que quienes se inscriban en ellos puedan conocer “in situ” esos lugares emparentados con el averno, en donde niños, mujeres, hombres y ancianos fueron torturados con un sadismo casi sobrenatural, reduciéndolos a cuerpos que con retroexcavadoras se enterraban en inmensas fosas comunes; a paquetes de dientes de oro extraídos sin anestesia de la boca de los presos y a toneladas de cabello femenino acumulado en sacos para propósitos comerciales, tales como insertar cabello humano en las muñecas elaboradas en la Alemania de esos tiempos.

    No podemos organizar un “tour” a un solo lugar, sino completarlo haciendo visitar a los turistas -en lo que fue el territorio de Polonia antes de 1939- los campos de muerte de Treblinka, Chelmno, Sobibor, Majdanek; Belzec y el más demostrativo de todos: el de Auschwitz-Birkenau. El “tour” se complementaría con la visita al campo de concentración de Stutthof y a los guetos de: Varsovia, Lodz, Cracovia, Lublin, Bialystok, Kielce y Lwow (Leópolis). ¿Hablamos de seres humanos?

    Y sigo andando...

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA