¿Por qué nos resulta imposible?

06 dic 2018 / 00:01

    En términos generales, las personas buscamos una vida relativamente feliz, cierta paz interior y tiempo para realizarnos como profesionales y como seres humanos, procurándonos afecto con los seres que amamos. Generalmente eso mueve nuestros días.

    Esta motivación, más que una utopía es real; la gente lo dice, lo escribe, hace poesía, lo canta. Hay arte por montones que expresa cuánta nobleza somos capaces de dar por vivir una existencia así. Sin embargo, las personas se lastiman, se mienten, fingen afecto, trafican su talento y no siempre por dinero. Los sentimientos, que tanta plenitud brindan, van siendo sustituidos por deseos innominados, y estos, a su vez, atrapan con tanta ferocidad a los humanos que han podido arrojarlos a la locura o a la guerra.

    Esa dinámica extraña funciona, sin discriminación, en las relaciones laborales, sociales y políticas. Por ejemplo, para algunos estar con los más necesitados ya no basta; la gloria de ser el “más bueno” los atrapa, buscan aplausos y reconocimientos, etc. Y así sucede en las grandes esferas, y hasta en los pequeños pliegues de las relaciones humanas, abandonando a un buen número de gente en una soledad amarga y vengadora. Aparecen las guerras, las dobles morales y el más temido deseo de colonizar a nuestros semejantes. Alrededor de esta reflexión celebro, anticipadamente, el Día Internacional de los Derechos Humanos. Pienso en las convenciones internacionales, en los foros, mesas de diálogo, diagnósticos, en todos esos recursos invertidos por nosotros para provocar en nosotros mismos un cambio urgente. Irónico, ¿verdad?

    Nacemos iguales en dignidad y en derechos, y dotados como estamos de razón y de conciencia debemos comportarnos fraternalmente los unos con los otros, así dispone sobre las personas el artículo 1 de la Declaración. Con esa frase no deberíamos estar lastimándonos en ninguna de nuestras esferas.

    Lea de nuevo el citado artículo y déjeme saber qué parte cree usted que es imposible alcanzar. Regáleme su opinión por favor.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA