¿Por qué jueces anticorrupción?

08 sep 2019 / 17:09

    Los casos de corrupción perpetrados durante los últimos diez años de la famosa “revolución ciudadana”, que fue de verdad una “robolución” mafiosamente organizada, permitirán que se lleven a la pantalla películas de terror, de misterio, para las que habría que llamar a Alfred Hitchcock, el rey del suspenso, para que las dirija, porque los artistas y protagonistas están listos a ser filmados, arrepentidos unos, con lágrimas de cocodrilo otros, con la desvergüenza más grande para negar su participación en los delitos execrables en los que participaron los de más allá.

    Pero hasta que estas filmaciones se hagan realidad, los ecuatorianos debemos sacudirnos de la modorra que nos ahoga, de la indiferencia que nos carcome, para exigir a la justicia que de las versiones contundentes de las Martínez, las Terán y más “ingenuas” fichas que se mueven en este tablero de monopolio se pase al juzgamiento de autores materiales e intelectuales, de cómplices y más delincuentes de cuello blanco, sin más dilación. Y sobre todo, para que haga lo que legalmente debe hacer a fin de que el pueblo ecuatoriano recupere los millones de millones de dólares que le fueron robados “científicamente” por esta banda de mafiosos. Además, para que enjuicie a la compañía Odebrecht y a las otras compañías corruptas como la brasilera. Nadie se explica por qué aún no están enjuiciadas, cuando se conoce muy bien que los delitos de corrupción son bilaterales, esto es que tan autor es el que da como el que recibe, el que ofrece como el que pide.

    Pero en nuestro país de paradojas, no se enjuicia a Odebrecht, sino que se dice que debe seguir como contratista del Estado ecuatoriano.

    No hay para qué crear jueces o tribunales para que juzguen la corrupción. Es un despropósito. Esta sugerencia debe ser desestimada por improcedente. ¿Para qué diablos están los llamados jueces de garantías penales? Lo que hay que hacer es designar jueces y fiscales capaces, conocedores de derecho, insobornables e independientes, libres de temor y de favor. Basta ya de experimentos que solo buscan la impunidad.

    ’Esta sugerencia debe ser desestimada por improcedente. ¿Para qué diablos están los llamados jueces de garantías penales?’.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA