Periodismo contra el olvido

15 ago 2019 / 00:01

    En un sótano de Boston, 4 periodistas cocinaron a fuego lento el escándalo del siglo: revelaron que la pedofilia en la Iglesia católica estaba en la médula y no en la periferia. Y en una buhardilla de Münich, dos jóvenes reporteros lideraron la filtración de datos más grande de la historia, los Panama Papers. Son herederos del gran Günter Wallraff, el genio alemán que se disfrazó de inmigrante turco, indigente, negro o trabajador de McDonalds para mostrar las fechorías que el poder en todas sus formas quiere tapar.

    La democracia, ese sistema bellamente inacabado, le debe a gente como ellos verdades contra la impunidad. Por reporteros así EE. UU. mandó al farsante de Nixon a su casa. Y Chile supo que Pinochet era ladrón, aparte de asesino; y Ecuador que le mienten sin descaro con la realidad de la Frontera Norte, o que hubo un Gran Hermano; y Perú, Venezuela o Argentina, que ciertos mandatarios son vulgares asaltantes de caminos. Aunque los vuelvan a elegir.

    Desde ayer, 5 emblemáticos periodistas se reúnen en la Universidad Católica; y una impactante muestra fotográfica nos recuerda al equipo de El Comercio, asesinado hace un año. Les hablan a estudiantes que quieren saber cómo, cuándo y con qué se desnuda al poder y sus miserias.

    Hoy hablan Ginna Morelo, la talentosa Periodista del Año en Colombia, y Arturo Torres, cima de la reportería de investigación en Ecuador. Ayer lo hicieron Marjorie Ortiz y Mario Avilés, reporteros rigurosos y multipremiados. Y el argentino Diego Cabot, brillante autor de Los cuadernos de las coimas, una megainvestigación que ha encauzado a 174 políticos y empresarios de su país revelando la colosal trama de sobornos que comandó la banda de los Kirchner. El gran mérito de Cabot no es que denunció un caso de corrupción: es que desnudó a todo un sistema.

    Los periodistas de investigación son los más esforzados (y también los más valientes: solo en México, van 10 asesinados en este año). Ellos son lo mejor y más noble del oficio. Porque hacen un periodismo esencial, a la vena. A favor de la democracia y la verdad. Y un golpe en el estómago contra el olvido.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA