Pequeñas vacaciones y algo más

16 abr 2019 / 00:01

    Me vine a Cuenca, tomándome unas cortas vacaciones y por eso dejé adelantado el presente cañonazo, escrito al mismo tiempo que el del domingo anterior, en que trato de seguir el ejemplo de El Cosmopolita, nuestro Cervantes americano: don Juan Montalvo.

    Adivino que el martes próximo (hoy día) no habrá ninguna reacción respecto a los asuntos de los que emití comentarios críticos. Los ecuatorianos hemos perdido mucha de la mínima autoestima que deberíamos poseer y en cuanto a lo que llamábamos honor, hemos perdido toda noción de su significado. Por eso anticipo que no habrá ninguna reacción y me duele que así ocurra, puesto que mi intención era provocarla. No por vanidades absurdas, buscando protagonismo a partir del tratamiento de asuntos que escandalizan. A estas alturas de mi paseo vital me sentiría un viejo pendejo si me preocupase de lo que sucede a mi alrededor en función de vanidades. Lo que sí me agobia es la certeza de qué le voy a heredar a mis hijos, en cuanto a los valores éticos del Ecuador (fortuna monetaria no he acumulado).

    Sin duda, y por eso estos esfuerzos de los días finales, será un país peor que el que recibí de mis padres.

    Antes, en mis épocas de estudiante, cuando había que protestar, protestábamos. Si un ministro recibía algún comentario crítico por parte del presidente que lo nombraba, enseguida estaba presentada la renuncia. Ahora hay que mandarle a decir que ya no se lo desea mantener en el alto cargo. El apego a lo público es un mecanismo de enriquecimiento rápido y quien ha pasado por el ejercicio de algún ministerio, con seguridad, es lo “normal”, ha logrado algún alto grado de incremento de su fortuna personal a partir de diversos tipos de “acuerdo entre privados”.

    Casi casi que político y ladrón son sinónimos. ¿Hasta cuándo vamos a tolerar esta degradada situación? ¿Cuándo se va a producir la necesaria reacción social? ¿Será cuestión de que nos dediquemos a la avicultura con el determinado propósito de conseguir huevos? Ojalá la Semana Santa nos haga el milagro de la resurrección del Ecuador. Nuestra pobre patria ha perdido la luz.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA