No hacía falta una comedia

11 ene 2018 / 00:01

    En efecto, desde el inicio de su mandato cometió violaciones importantes de la Constitución y de la ley. Golpe de Estado: con complicidad de dos vocales del Tribunal Supremo Electoral se descalificó a 58 diputados legítimamente electos y se los reemplazó por otros sumisos, conocidos como ‘diputados de los manteles’; confesión de parte: con total desprecio a la ley y la ética el presidente de la República Rafael Correa declara que ha metido la mano en la justicia; plan vial: para llevar adelante el programa vial se entrega a un exministro del presidente Abdalá Bucaram miles de millones de dólares sin licitación y mediante contratación directa; refinería de Esmeraldas: en su repotenciación se perpetran verdaderos atracos a los fondos públicos y el presidente de la República acusa a una inexistente mafia de fuera de su gobierno de ser su autora, cuando la justicia ha sancionado a tres altos funcionarios de su régimen con penas de prisión por los hechos de corrupción perpetrados en esa obra; Agencia de Tránsito: se contrata la compra de determinados bienes en esa agencia por altísimas sumas y cuando se expresa la sospecha de que se ha cometido un negociado, el presidente Correa manifiesta que se contrató como si dijéramos vehículos Volkswagen y se recibieron unos de marca Mercedes Benz. Se designa una comisión para investigar el proceso de esas adquisiciones y cuando esta descubre un negociado, el presidente de la República persigue a los comisionados y amenaza con sepultarlos en la cárcel; caso Odebrecht: uno de los hechos de corrupción más graves en la historia republicana del país es lo cometido con los sobornos de esta empresa a varios funcionarios públicos. Especialmente señalado es Jorge Glas, y Correa manifiesta que daría su vida por la inocencia del acusado -una de sus defensas más dramáticas y permanentes-, que ha sido condenado ya a 6 años de prisión ordinaria y destituido por abandono de su cargo de vicepresidente. El fiscal general hasta ahora ha demorado la investigación al ejercicio presidencial de Correa, pero la Contraloría ha decidido investigar la deuda pública interna y externa de su gestión presidencial. No había necesidad de montar un espectáculo: en los 10 años que ejerció su gobierno se han cometido tales desafueros que cualquiera de ellos valdría para incriminarlo penalmente.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA