Nadie ganó

20 sep 2019 / 00:01

    Alejandro Magno decía: “No tengo miedo de un ejército de leones guiado por ovejas; tengo miedo de un ejército de ovejas guiado por un león”. Me identifico con esa frase luego de la semana de angustia que pasamos por la votación sobre la apertura de causales para despenalizar el aborto, siguiendo una agenda internacional progre de la nueva generación que no se ruboriza en verter en los medios de comunicación verdades a medias que hicieron dudar a muchos sobre cuál debería ser su posición.

    En una encuesta elaborada a 3.300 personas por PCG Profits Consulting Group hace solo 3 años, con un 90 % de nivel de confianza, daban los siguientes datos ante la pregunta ¿está usted de acuerdo con el aborto en ciertas circunstancias? El 67 % de los encuestados dijeron que no, y eso es lo que piensa el ecuatoriano, y eso es lo que entendieron los asambleístas que supieron responder al pensamiento de las familias.

    La estrategia transnacional a favor de la cultura de la muerte maneja una ética del todo vale, que sugiere la posibilidad de hacer y deshacer lo que se le venga en gana, justificándolo luego con conceptos racionales maquillados de nuevos derechos, formulados con falacias de la realidad.

    Falacia 1: el cuerpo es mío y yo hago lo que yo quiera. Realidad, el nuevo ser, desde la concepción, lleva un ADN diferente al suyo, por lo tanto, desde la concepción tiene los mismos derechos a la vida que tiene su madre.

    Falacia 2: el punto es el aborto por violación y sobre todo de niñas y adolescentes. Realidad, al día siguiente de la votación, máscaras afuera, su grito de guerra fue, vamos por el derecho al aborto total.

    Falacia 3: abortar el producto de una violación alivia el trauma del abuso. Realidad: ¿el crimen de la criatura lo alivia o agrega un trauma adicional?

    Hay más cuestiones, lo cierto es que esta semana se ha desnudado una división peligrosa entre visiones diferentes sobre la moral, ese es el problema. Todos debemos buscar soluciones a esas niñas, adolescentes y mujeres violadas, fuera de la solución abortiva. Esta lucha recién comienza.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA