Mi querida España

12 sep 2018 / 00:00

    Tras varios años viviendo fuera de mi querida patria, hoy miro con tristeza y asombro la situación que atraviesa, veo cómo todo lo que en su momento era importante e “intocable” ahora es motivo de crítica e insulto.

    Me encoge el corazón de tristeza ver cómo se están perdiendo los valores, como el “borreguismo”, la falta de criterio y la demagogia llenan la boca de personas que dicen trabajar por España, cuando lo único que están haciendo es esforzarse en hacer que toda la grandeza de mi país quede bien enterrado bajo llave en el baúl de los recuerdos y, si es posible, borrado de la memoria de todos los españoles y del mundo entero.

    ¿Cómo se puede pretender eliminar la historia de un país a punta de mentiras y de alimentar el odio? Pues eso, ni más ni menos, es lo que hacen gobiernos como el de Pedro Sánchez que llegaron a la presidencia por una moción de censura y no por una votación democrática, o partidos como el de Pablo Iglesias, cuyos ejemplos a seguir son Hugo Chávez y Nicolás Maduro...

    Defienden la libertad de expresión, pero eliminan todo lo que recuerde un pasado que ha contribuido al presente de España, tildan de fachas a los que defienden el orgullo de ser españoles y lo quieren gritar al mundo haciendo uso de esa libertad de expresión que ellos proclaman, pero que limitan a los que solo piensan como ellos.

    Destruyen imágenes, exhuman cadáveres, cambian calles y adoctrinan al pueblo con la información que les interesa en pos de acabar con todo lo que suponga un riesgo de que la gente tenga su propio criterio y pueda ser diferente al suyo.

    Desatienden lo importante distrayendo la atención con absurdos, pretendiendo que no nos demos cuenta de que su estilo de gobierno está llevando al absoluto fracaso a la que en su momento (2009) fuese la octava economía mundial, llevándonos a ocupar el puesto 14 en menos de 10 años...

    Llegados a este punto no creo que sea cuestión de ideologías sino de patriotismo y sentido común.

    Viviendo fuera desde hace 11 años, una de las cosas que más me llaman la atención es la vergüenza que le da al español común sentirse orgulloso de serlo, me llamó gratamente la atención cuando llegué a Ecuador, mi segunda patria por adopción, lo orgullosa que se siente su gente de ser ecuatoriana y el orgullo con el que llevan su bandera a todas partes.

    Así que desde aquí y con toda la humildad y grandeza posible, escribo estas líneas para brindar un homenaje a mi querida España, a la tierra que vió nacer a Séneca, Hernán Cortés, Cervantes, Picasso, Goya entre otros, el país con 8 premios Nobel, el octavo país del mundo con mayor presencia de multinacionales y que lleva 26 años ostentando el título de ser el país que más trasplantes y donaciones de órganos hace, el país de contrastes, de playas y montañas, de diversidad que la engrandece, de buena comida y mejor compañía.

    Mi país, que tanto extraño y que cada día me inquieta más su inestable dirección, pero termino estas líneas con la certeza de que España es grande y, como siempre, saldrá victoriosa de cualquier situación.

    Paciencia España, paciencia...vendrán tiempos mejores.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA