Matricidio

18 jun 2019 / 00:01

    El artículo 67 de la Constitución del Ecuador es claro: el matrimonio es la unión entre hombre y mujer. La Corte Constitucional es un órgano de control, interpretación constitucional y administración de justicia; no le compete hacer leyes y mucho menos reformar la Constitución a su antojo.

    Ante la falta de claridad de alguna norma, este organismo debe considerar para su interpretación el espíritu que tuvo el legislador al redactarla. En este caso, la voluntad que tuvimos la mayoría de los asambleístas constituyentes de Montecristi fue el de disponer de manera diáfana que el matrimonio era únicamente entre hombre y mujer. Esa claridad y contundencia buscaba evitar interpretaciones arbitrarias que puedan traer malentendidos absurdos, como el que ahora nos ocupa. No vengan con la invocación del art. 11.2 de la Constitución. En ningún momento el asambleísta constituyente pretendía contraponer el texto de este principio contra lo que luego dispuso con claridad meridiana en el art. 67. Tampoco traigan al ruedo la opinión consultiva 24/17 de la CIDH, esta no tiene efecto modificatorio o derogatorio sobre ningún artículo de nuestra Constitución, que fue debidamente aprobada por la mayoría del pueblo del Ecuador.

    Impensable que esta Corte, que debe ser garantista de nuestra Constitución, la atropelle y haga tabla rasa de sus disposiciones. Al menos esta desafortunada decisión no fue unánime; aplaudo a los juristas de la Corte Constitucional que no votaron a favor de esta mamarrachada. La vía adecuada para modificar esta norma es una reforma constitucional.

    Personalmente, creo que el matrimonio es entre hombre y mujer; sin embargo, en este artículo no defiendo mi opinión al respecto, aquí expongo una clara violación legal cometida por el más alto estamento del poder judicial de nuestro país.

    El peso de la justicia y la moral deben terminar de manera contundente esta absurda decisión como corresponde en derecho. La Corte Constitucional ha asesinado la figura del matrimonio, perfeccionando el más horroroso matricidio de la historia nacional.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA