Más vale tarde que nunca

14 abr 2019 / 18:58

    En ejercicio de su soberanía, el Gobierno ecuatoriano puso término al asilo del que durante casi siete años gozó Julian Assange, australiano y luego nacionalizado ecuatoriano, en la embajada de nuestro país en Londres.

    Un Estado puede conceder asilo y de la misma manera lo puede revocar cuando las condiciones así lo determinen. Reiteradamente se dijo que a Assange no debió habérsele concedido asilo político toda vez que los delitos por los que era perseguido por la justicia sueca eran comunes y no políticos; e igualmente, la justicia británica lo perseguía por haber irrespetado el arresto domiciliario del que gozaba, de acuerdo con las leyes británicas. Pero el Gobierno de Correa le concedió asilo político sin que se haya explicado y menos justificado en debida forma el porqué de este procedimiento. En su afán de proteger a Assange, nuestra Cancillería le concedió la nacionalidad ecuatoriana sin que él reuniera los requisitos que nuestra legislación exige, uno de los cuales es el haber prestado servicios relevantes al Ecuador, y le entregó cédula de ciudadanía que contiene falsedades ideológicas, razón por la que este documento no tiene validez. Después de más de seis años de permanencia en nuestra embajada en Londres, con un costo para el país de más de siete millones de dólares invertidos para darle seguridad a nuestro “compatriota”, el gobierno de Lenín Moreno en atención a que Assange ha actuado violentando el derecho de asilo que indebidamente se le concedió, irrespetando los protocolos que se comprometió a respetar y realizando “hackeos” cibernéticos desde la sede de nuestra embajada, resolvió en uso de su soberanía dar por terminado el asilo y quitarle la nacionalidad ecuatoriana que ilegalmente le concedió, por lo que la policía del Reino Unido lo sacó de la embajada previo el compromiso del gobierno británico para no entregarlo a ningún país que lo requiera para sancionarlo con la pena de muerte por los delitos que se le imputan.

    Así termina este episodio de carácter internacional. A nuestra justicia le toca investigar la inconstitucional nacionalización de Assange.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA