Mala tos ...

25 jun 2019 / 00:01

    El Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs) es un organismo con poderes desproporcionados, sin contrapeso, que puede infligir daños severos a la estructura y funcionamiento del Estado.

    Es temible mantener una institución con poderes concentrados entre apenas siete personas. Su preparación profesional, experiencia, objetividad, honestidad e independencia política, deberían ser las cualidades básicas para sentarse en tan pesada silla y este consejo ha iniciado funciones con escenarios que denotan inexperiencia y ligereza en sus comentarios. ¡Mala tos te siento Catalina!

    Desde el inicio se mostraron pazguatos con ánimos exaltados, criticando a sus predecesores, como si tuvieran un guion que les indicara los pasos a seguir. Afortunadamente, hay candados legales establecidos por la Corte Constitucional que impiden al recién estrenado Cpccs hacer borrón y cuenta nueva sobre las actuaciones del anterior.

    Hay denuncias contra el novel presidente del Cpccs, relacionadas con certificados falsos, supuesta afiliación a un partido político, dentro del periodo en el que la ley prohíbe las candidaturas a esta institución, patrimonio camuflado con aires de testaferrismo y otros delitos que deberán ser debidamente investigados por los competentes organismos de control.

    Como era de esperarse y con extraña coincidencia, el denunciado alega persecución mediática, tal y como lo hacían los señalados durante la era correísta. Esto no es suficiente, ni alcanza para exculpar sus faltas.

    La Fiscalía debe tomar acción lo antes posible para llegar al fondo de este tema y determinar las responsabilidades pertinentes.

    Como de costumbre, los ecuatorianos seguimos pagando las consecuencias de malas decisiones electorales. No se tuvo prolijidad para escoger debidamente a los miembros para el que debería ser el máximo órgano de representación ciudadana. Los vientos para la eliminación del Cpccs soplan cada vez más fuertes, sin embargo, jurídicamente tal figura conlleva una reforma constitucional de fondo que no se puede implementar de la noche a la mañana.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA