Los tentáculos

25 jun 2019 / 00:01

    Hace pocos días el ministro de Defensa, general Oswaldo Jarrín, hizo el anuncio de que la pista del aeropuerto de San Cristóbal, en las Islas Galápagos, sería utilizada para que aviones norteamericanos usados para la detección del transporte de droga y la pesca ilegal apoyen a las autoridades ecuatorianas en su lucha contra ambos flagelos. Inmediatamente, como era de esperarse, saltaron voces denunciando que los gringos colocarían una base aérea en territorio ecuatoriano, y que aquello contrariaba la Constitución.

    La verdad del caso es que las instalaciones serían utilizadas para ampliar el radio de patrullaje, donde no existiría un contingente extranjero permanente, sino el repostaje de combustible y el descanso de tripulaciones por dos o tres días en cada oportunidad. No se trata nuestro caso como el de esos países subdesarrollados que han cedido su soberanía para que el “Imperio” les extraiga sus riquezas, y cito algunos ejemplos donde hay bases o facilidades militares: Alemania, Japón, Corea del Sur, España, Italia, Reino Unido, etc. Es importante hablar claro: acá no les preocupa que los aviones turbohélices P-3 Orión tengan alguna incidencia sobre la fauna de las islas, pues en ese aeropuerto aterrizan hoy aviones con un perfil de ruido mucho mayor y con una huella de carbono también más elevada; como tampoco les preocupa que las tripulaciones americanas transgredan las normas y costumbres locales. Lo que en verdad les preocupa es que hagan su trabajo, es decir detecten a los transportadores de droga, evidencien a quienes están abasteciendo de combustible a sus lanchas, orienten a nuestras autoridades sobre la pesca ilegal y prevengan la proximidad en nuestro espacio marítimo territorial de la flota china. Eso les preocupa, y para eso se escudan en el pretexto de la soberanía.

    Es tan grande el negocio de la droga que está penetrando la institucionalidad del país, y francamente no me extrañaría que sean capaces de mover voces en los medios y gente en la calle, todo con tal de impedir que la sociedad se proteja de esa mafia, y sus inimaginables tentáculos.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA