La autopista más libre

14 mar 2019 / 00:01

    Hace 30 años, un esforzado físico inglés mejoraba la tecnología que dos colegas norteamericanos habían inventado para transmitir datos a través de redes. El 12 de marzo de 1989, Tim Bernes-Lee proponía en Ginebra su idea de hipertexto global que se transformaría en lo que hoy llamamos internet: la Worl Wide Web.

    El invento modificó rotunda y vertiginosamente la vida en el planeta. Al Gore, exvicepresidente de EE. UU., fue la primera figura que avizoró su fuerza arrolladora y desde el principio abogó por liberarla de controles, peor “si provienen de corporaciones y gobiernos”. Esa autopista de la información, como él llamó a internet, aupó otros inventos, tan veloces y dramáticos que la humanidad dio un salto de siglos en solo 30 años.

    Por entonces había 100 mil computadores, hoy los dispositivos conectados a internet superan los 22 mil millones, tres veces la población mundial. El número de teléfonos inteligentes, otro de los inventos que disparó la web, supera los 5 mil millones. Y desde ellos se gobierna la vida. Hoy las rutinas, protocolos y conductas de hace 30 años son diametralmente distintas. Nos comunicamos al instante y nos vemos en tiempo real aunque estemos en sitios tan lejanos como Atlanta, Lisboa o Katmandú. Escuchamos música sin discos, compramos sin estar allí, pagamos cuentas sin hacer cola, nos enamoramos sin siquiera tocarnos.

    Pedimos comida, tomamos taxi, decidimos qué es noticia, elegimos sitio para vacacionar o comer, estudiamos, somos localizados... todo de un modo distinto. Ya no tenemos que preguntar por dónde se llega a Roma: la cortesía es de GoogleMaps. El lobo ya no se come a Caperucita: la salva un mensaje que recibe por WhatsApp.

    Nuestro acceso al saber cambió; la forma de comunicarnos en todas las áreas, también. Ese escenario, ese “espacio abierto, libre y sin permiso”, como lo llama su fundador, hay que defenderlo de cualquier intento de control que impida su mejora y crecimiento. O que busque censurar la circulación de conocimiento e ideas. Porque internet no es solo una autopista infinita de información: es la cédula de identidad del ciudadano universal.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA