lunes, 13 agosto 2018
21:10
h. Última Actualización

Keep calm III

22 dic 2017 / 00:01

    En estos días llegó a mis manos una frase que dice: “Una vez terminado el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja". Dicen que es un proverbio italiano. Debe ser, porque cuando se lo comenté a monseñor Maggi, uno de los más queridos amigos de la familia, me respondió: “Linda frase, la única diferencia es la santidad... Pero a eso estamos todos llamados”.

    Saliendo del ámbito religioso, ya que para Dios todos los hombres son valiosos, esta frase tiene muchas otras aplicaciones. Por ejemplo, en política, los actores protagónicos de la última década, ¿será que tenían consciencia de que quitado el poder, en la vida normal les tocaría luchar y subsistir sin los beneficios de ser el rey o de ser parte de la corte sumisa? También tiene aplicación en la familia. Este diciembre tengo junto a mí a mis cuatro hijas, sus esposos y a once nietos. En las novenas me emociona ver que las reuniones familiares son esa representación de que no importa si somos abuelos, padres, hijos, nietos, trabajadores, empresarios, funcionarios, estudiantes, jubilados, novios, etc., todos volvemos a la caja del amor familiar, ese, el verdadero. En estas reuniones no se mide el cariño por la posición o el título que tengamos, pues a pesar de las carreras naturales de estos días, todos buscamos llenar nuestras almas de la luz del amor y allí estamos, en el suelo, cantando villancicos.

    Probablemente en enero del 2018, al pasar la página del calendario, todos volvamos a subirnos al tablero, el rey, la reina, los alfiles, los caballos, las torres y los peones, a formarnos para comenzar una nueva partida, un nuevo año. Pero nos quedará la satisfacción de que durante ese último bendito mes, todos estuvimos en la caja de los valores profundos.

    El próximo 2018 debemos recordar que cada puesto en la tierra tiene un propósito mientras tengamos vida, quizás en todos está el contagiar a otros de calidez. ¡Es diciembre!, se nos ofrece el espíritu navideño para poner en orden nuestras vidas. Dejemos de preocuparnos de todo ello sobre lo cual no tenemos control.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA