Jubilados a tiempo

01 may 2019 / 00:01

    Es indudable que los avances tecnológicos y los sistemas de vida modernos, que a muchos pueden parecer agobiantes, están sirviendo para prolongar la vida de los seres humanos hasta el punto de que en la actualidad hay quienes llegan a la matusalénica edad centenaria y hasta se da el caso de personas de la tercera edad que parecen haber cruzado la cuarta, que han vivido una y hasta dos décadas más. Posiblemente llegará el día que esas edades no sean la excepción.

    Ante este aumento del promedio de vida, que nos vuelve más duraderos, o longevos, quienes están manejando los destinos del IESS han planteado que sería del caso aumentar también la edad señalada legalmente para que sus afiliados se jubilen, es decir que tengan una renta mensual, ya en su edad otoñal, sin necesidad de subirse al camello.

    Por supuesto y como no podía ser de otra manera, quienes en realidad resultan ser los verdaderos dueños del IESS, es decir los jubilados, por los años de obligado aporte, han puesto ya el grito en el cielo y rechazan esta propuesta que les parece infundada o absurda, ya que, indican, la vejez o ancianidad debe significar ese tiempo final de cada quien que, con todo derecho, deberá transcurrir sin obligación laboral alguna o preocupaciones por deudas o algún otro problema al que sí pueden enfrentar con mayor entereza quienes tienen la edad juvenil o adulta. Y sacan a relucir lo que creen que son las razones de este intento “prolongador” propuesto “desde arriba”. Y es nada menos el hecho de que los gobiernos de turno, unos más que otros, han desfinanciado permanentemente al organismo de protección social, al usarlo como una suerte de caja chica a la que meten mano cada vez que ocurre un desfinanciamiento fiscal, ya sea por una mala conducción administrativa o por esa corrupción que aún no devuelve (a pesar de las ofertas que se hacen, porque dicen que “lagarto que traga no vomita”) los miles de millones de dólares que se llevaron, sobre todo durante el régimen de la década pasada, cuando nos beneficiamos del aumento internacional del precio del petróleo.

    Por lo pronto, el IESS va a convocar a un gran debate. ¿A qué solución se arribará?

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA