miércoles, 15 agosto 2018
20:53
h. Última Actualización

Isla de paz

02 feb 2018 / 00:01

    Los que nacimos antes de 1960 crecimos con dos lemas. El primero: “Ecuador es un país amazónico”. Con la paz nos dieron el primer ubícate. El segundo: “Ecuador es una isla de paz”. Así decían nuestros padres y así lo creímos firmemente.

    El razonamiento era sencillo... Mira, decían, el norte está atormentado por la guerrilla de las FARC, por el ejército de Liberación Nacional, por el Ejército Popular de Liberación. En Centroamérica, donde fueron a estudiar los Patiño, estaban los sandinistas, el Frente Farabundo Martí. En Perú en cambio, estaba el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, el Ejército de Liberación Nacional, el Frente de Izquierda Revolucionaria y Sendero Luminoso. Y nosotros, por allí una intentona torpe de Alfaro Vive Carajo, que fue prontamente eliminada del escenario. En cuanto a producción de drogas, aquí no se produce, a pesar de estar entre los mayores productores de cocaína en el planeta.

    Así fue nuestro país, una isla de paz, hasta que llegó el presidente Rafael Correa, sacó a los yanquis fuera de la base de Manta, donde controlaban a la narcoguerrilla; se les permitió a las FARC acampar como en su casa (Angostura), llegaron los del cartel mexicano de Sinaloa y se ubicaron más abajo, luego los Zetas, los de la Familia Michoacana y al sur los del Golfo. El sicariato se convirtió en una profesión rentable, se flexibilizó el consumo de drogas, se afectó gravemente la capacidad de reacción de las Fuerzas Armadas y de este modo, con medidas todas erradas, pum, desapareció la isla de paz.

    No éramos un país perfecto, pero si éramos una democracia en construcción, un país amable, un país verde esperanza. Jamás hubiéramos podido imaginar que el sábado pasado un atentado narcoterrorista dañaría en un 95 % al Comando de Policía de San Lorenzo, Esmeraldas, afectando a 37 casas vecinas y dejando 28 heridos.

    Los que hemos sido funcionarios públicos sabemos que tenemos responsabilidades por acción u omisión. Fiscalía debería de actuar para sancionar a quienes nos han traído hasta este trágico momento de inseguridad. ¡Hagan algo!

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA