Investigación injuriosa

15 sep 2018 / 00:00

    César Montúfar, un político que nunca llegó a mayores, al parecer ha encontrado la fórmula de hacerse notar presentando denuncias contra el régimen anterior, como lo hizo contra el exvicepresidente Jorge Glas, acusándolo de haber recibido sobornos de Odebrecht.

    Pues ahora quiere replicar denunciando como lo ha hecho, esta vez por el delito de delincuencia organizada respecto de la misma negociación de obras con la Constructora brasileña, al expresidente Rafael Correa y toda la cúpula de su gobierno que incluye, además de su vicepresidente Jorge Glas, a quienes fueran su ministro del Interior, José Serrano; su secretario jurídico, Alexis Mera y las autoridades que ejercieron el control público como parte principal de sus funciones. Lo grave no es que se investigue una denuncia de tamaño impacto si hubieren indicios suficientes y claros de haberse cometido un delito de una naturaleza, sino que se involucre a toda una cúpula de Gobierno y en lo principal a un presidente al que nadie hasta ahora se había atrevido a acusar de corrupción, mas la palabrería de César Montúfar a la prensa, al acudir a reconocer la firma de su denuncia en la Fiscalía, así lo ha hecho y en los más injuriosos términos contra el gobierno anterior al expresar: “Fue desde la cúpula del Estado desde donde se organizó un esquema de corrupción, modificando leyes, firmando decretos, cambiando instituciones, nombrando a personas de confianza para que manejen los sectores estratégicos”, calificando además como “el cabecilla de la banda” al exmandatario por tomar junto con los otros acusados decisiones que permitieron actos ilícitos, como el regreso de Odebrecht al país en 2010, después de eliminadas las glosas en su contra por el excontralor Pólit.

    El abogado Eduardo Franco Loor, defensor del exvicepresidente Glas, califica como “una nueva tramoya infame” la nueva investigación abierta contra su defendido, y Correa le ha restado toda importancia mediante su cuenta Twitter “¿Alguien puede seguir creyendo estas payasadas?”. Lo cierto es que la guerra contra los líderes de la que fue la más brillante era del SS-XXI, sigue soplando fuerte.

    Ojalá que no prenda la mala hierba de los arribistas y traidores.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA