El IESS

08 may 2019 / 00:10

    Por plazas y corrillos se comenta la situación del IESS, que debido al maléfico y doloso tratamiento al que ha sido sometido desde hace mucho tiempo y a la presencia de directores generales émulos de Alí Babá, sobre todo durante la década de los “carguen con todo lo que puedan” que caracterizó al tsunami socialista del siglo XXI, se encuentra en una situación calamitosa, muy cercana a la consunción total.

    Casi todos los gobiernos lo miraron ampulosa e irresponsablemente como su “caja chica” y metíanle la mano a su antojo sin sonrojarse ni detenerse a pensar que estaban malversando fondos ajenos que pertenecían a los afiliados y que estaban destinados a cubrir y fortalecer nuestras prestaciones.

    ¡Qué horror ver durante estos últimos años desbocarse a sus directivos, que víctimas de una disrritmia rateril paroxística, se abalanzaron sobre nuestros ahorros adquiriendo bienes con sobreprecios escandalosos y haciendo edificaciones suntuarias innecesarias y al margen de la ley, y disposiciones administrativas existentes que fueron violadas de forma canallesca e inmisericorde!

    El presidente Moreno prometió un gobierno diferente, con gente capaz y honesta. ¿Por qué no se nombra en la Dirección General del IESS a uno de los más grandes expertos en Seguridad Social, como lo es el Dr. Marco Proaño Maya, que con su capacidad y experiencia podría ser la última opción para salvar a este paciente en terapia intensiva que se encuentra en la antesala de la muerte?

    El descalabro lo causó el gobierno, de suerte que con la misma liviandad y ligereza que usaron para levantarse nuestros fondos, ahora no traten de incluirnos pretendiendo alargar la edad de jubilación a ser alcanzada cuando los gusanos estén rondando nuestros lechos o incrementando nuestros aportes como estruchantes con experiencia al haberse levantado 40.000 millones de la forma más descarada y miserable.

    Será acaso que están preparando una lápida entre telones que diga con absoluta propiedad: Aquí yace el IESS, nadie tan miserable, botarate y despilfarrador con los dineros que no eran de él, como él.

    Y sigo andando...

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA